El Banco de España expedienta a los 15 miembros del consejo de Caja Castilla la Mancha

stop

Sin título

04 de abril de 2009 (11:59 CET)

Después de la intervención llegan las consecuencias. Una de ellas de carácter administrativo. Los 15 componentes del consejo de administración de Caja Castilla La Mancha son directamente responsables de la gestión irregular que ha obligado a intervenir en la caja. Así lo interpreta el organismo presidido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que ha abierto un expediente por "infracción muy grave" a todo el consejo de la entidad, según publica el diario El Mundo.

Los 15 consejeros, incluido el ex presidente Juan Pedro Hernández Moltó, han recibido una carta en la que, además de informarles sobre su cese, se les comunica la apertura del expediente, según fuentes internas de la entidad consultadas por este periódico. A partir de ahora tienen un mes para presentar alegaciones, después del cual el organismo supervisor les comunicará la sanción.

El expediente tiene como motivo el incumplimiento de varias normas incluidas en la Ley de Disciplina e Intervención financiera del Banco de España. En el artículo 4 se considera infracción muy grave "el carecer de la contabilidad exigida legalmente o llevarla con irregularidades esenciales que impidan conocer la situación patrimonial y financiera de la entidad".

Posibles multas

La caja había anunciado beneficios de 30 millones de euros en 2008, cuando la realidad es que las pérdidas llegaban a los 1.000 millones. Además, el Banco de España considera que los gestores de CCM ocultaron información. Según la ley, se considera también infracción muy grave "el incumplimiento del deber de veracidad informativa debida a sus socios, a los depositantes, prestamistas y público en general".
La caja, además, cometió otra falta, según el Banco de España: la de "presentar deficiencias en los procedimientos de control de riesgos, cuando tales deficiencias pongan en peligro la solvencia o viabilidad de la entidad".

Los consejeros se enfrentan a multas de hasta 150.000 euros y lo que es más deshonroso para ellos, a inhabilitación para ejercer cargos de administración en cualquier otra entidad de crédito durante 10 años.
El expediente del Banco de España ha caído como un jarro de agua fría entre muchos de los consejeros, que se consideran "engañados" por el ex presidente de la entidad, Juan Pedro Hernández Moltó. "Al consejo nos llegaban todas las operaciones aprobadas por la correspondiente división de riesgos, nosotros no aprobábamos nada», explicó uno de los miembros de la entidad.

La mayoría de los consejeros, según esta fuente, se enteraron de que la entidad no tenía beneficios, sino pérdidas, en un almuerzo celebrado el viernes 27 de marzo -dos días antes de la intervención- en Toledo. El director general de la entidad, Ildefonso Ortega, comenzó a hablar de "problemas en las cuentas" y reconoció que tal vez la entidad estuviera en realidad en pérdidas. Muchos de los miembros del consejo allí presentes, según la misma fuente, se encararon con él y con el ex presidente Moltó. "Nos habéis mentido", fueron algunas de las palabras que se cruzaron.

En todo caso, el hecho de que el Banco de España se haya decidido a abrir expediente al consejo de CCM sólo tras la intervención demuestra, como mínimo, un problema de dilación del máximo organismo de la banca. El presidente del Banco de España reconoció en el Congreso que el organismo supervisor tenía conocimiento de los problemas de CCM por lo menos seis meses antes de su intervención.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad