El BBVA ofrece a sus trabajadores bajas temporales con retorno garantizado

Sin título

01 de junio de 2009 (14:26 CET)

Conjugar la conciliación laboral con la necesidad de recortar costes en tiempos de crisis. Esto es lo que pretende el BBVA con la medida de ofrecer bajas temporales a sus empleados “con retorno garantizado”, según la entidad. El BBVA ofrece a sus empleados la suspensión temporal de contrato retribuida con el 30% de la retribución básica anual con un mínimo de 12.000 euros al año, aunque este importe deberá ser inferior al 40% de la retribución básica anual, según publica hoy el diario El País.

Para acogerse a esta medida, los empleados deberán contar con una antigüedad mínima de ocho años en la entidad, mientras que sólo hará falta haber trabajado en BBVA durante tres años para disfrutar de una suspensión laboral para realizar estudios de postgrado.

Los trabajadores que se adhieran a esta última medida para ampliar sus estudios deberán ser menores de 35 años y recibirán 6.000 euros anuales. "El retorno está garantizado en ambos casos, y estas suspensiones temporales deben ser de mutuo acuerdo", resaltaron fuentes del banco. El banco también oferta licencias sin retribución para el cuidado de hijos y familiares (por un máximo de 12 meses) siempre que se haya entrado en el banco hace más de año.

Desde el BBVA insisten en que estas propuestas persiguen flexibilizar la relación laboral entre la entidad financiera y sus empleados en beneficio de ambas partes, con el fin de compaginar las necesidades de todos. Este plan tan sólo lleva en marcha unas semanas, con lo cuál no existen reacciones de los trabajadores. No obstante, ya ha suscitado el recelo de los sindicatos.

En declaraciones a El País, UGT y Comisiones Obreras han expresado sus dudas sobre en qué situación se encontrará el trabajador que se acoja a la suspensión temporal del contrato y regrese al cabo de cinco años. También consideran que es una pérdida de talento, ya que anima a que se marchen los empleados más jóvenes. Estas reservas entroncan con si la iniciativa del BBVA es tan sólo una nueva fórmula de reducir plantilla, algo que el banco desmiente. Los que se vayan volverán y por lo tanto esto sólo supone un aplazamiento del problema, con la perspectiva que la coyuntura económica mejore.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad