El BCE dedicará 60.000 millones a comprar cédulas hipotecarias

stop

A través de los bancos centrales

Sin título

23 de junio de 2009 (11:45 CET)

Los riesgos inflacionistas aún quedan lejos para la economía europea, por lo que parece poco probable que haya cambios en los tipos de interés este año, según Ewald Nowotny. El consejero del BCE también ha avanzado que delegarán en los bancos centrales nacionales la compra de 60.000 millones en cédulas hipotecarias. Así, se ayuda a la recuperación de la solvencia de muchas entidades bancarias con gran implicación en la financiación del sector inmobiliario.

La semana pasada el BCE acordó algunos detalles técnicos sobre una de sus últimas medidas acordadas, la puesta en marcha de un programa de compra de cédulas hipotecarias, por importe de 60.000 millones de euros.

La adquisición de este tipo de productos comenzará el próximo mes, y según ha avanzado Nowotny, se llevarán a cabo, básicamente, a través de los 16 bancos centrales nacionales. Las cédulas adquiridas, ha añadido el consejero, no tendrán un vencimiento superior a los cinco años.

Por otro lado, la recuperación sigue quedando lejos para el máximo responsable del banco central de Austria. De ahí que señale que la "estrategia de salida" de la actual política expansiva aún debe esperar.

Nowotny también comparte de la idea de que lo peor de la crisis podría haber pasado. Pero matiza esta visión optimista al añadir, a continuación, que "existe la necesidad todavía de ser cautos respecto al desarrollo futuro".

El consejero del BCE 'prorroga' los plazos de una temida marcha atrás en las medidas extraordinarias adoptadas en los últimos tiempos para hacer frente a la crisis: "Al no ver riesgos inflacionistas, el BCE puede seguir contribuyendo a combatir la profunda recesión. Es necesario usar todo lo posible para asegurar la recuperación".

Una de las consecuencias de mantener este objetivo de "asegurar la recuperación" es que, probablemente, los tipos de interés se mantendrían sin cambio durante lo que resta de año. Un posible reajuste al alza en el precio oficial del dinero tendría que aplazarse "hasta el próximo año". "Los bancos no esperan cambios en los tipos de interés", y "creo que los bancos comparten más o menos nuestras perspectivas sobre la evolución económica". En el caso del BCE, esta previsión es la de recuperar la senda del crecimiento positivo a mediados de 2010.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad