El Constitucional avala el impuesto de Mas y Junqueras a la banca

stop

RESOLUCIÓN

23 de mayo de 2013 (13:13 CET)

Sorpresa. O no tanto en función de la actual situación económica. Con ese argumento, el de la delicada salud de las finanzas de la Generalitat, el Tribunal Constitucional ha levantado la suspensión del impuesto sobre entidades financieras en Catalunya que había decretado, tras el recurso que presentó el Gobierno presidido por Mariano Rajoy.

La suspensión la decretó en enero, tras recibir el recurso del Gobierno central. Pero ahora, en el auto decretado el TC, de 16 páginas, y con fecha del 21 de mayo, el Constitucional avala la tasa “en un momento de fuertes recortes presupuestarios, obligados para afrontar las actuales exigencias de reducción del déficit y del endeudamiento de la comunidad autónoma de Catalunya”.

Victoria política de ERC

Se trata de un claro apoyo a las tesis del Govern de la Generalitat, que preside Artur Mas, aunque el gran beneficiado políticamente por la decisión del Constitucional es Oriol Junqueras, presidente de Esquerra Republicana, quien insistió en llevar a CiU a adquirir ese compromiso para aumentar los ingresos de la administración autonómica.

En el primer pleno de la legislatura, el conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, presentó el impuesto con una previsión de ingresos de 500 millones de euros. Era una de las primeras medidas adoptadas entre CiU y ERC, tras su acuerdo de gobernabilidad, aprobado por el Consell Executiu, incluso, antes de que tomara posesión el Govern de Artur Mas.

El NIF como base

La medida entró en vigor con su publicación en el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC) el 18 de diciembre de 2012.
La idea era que Economia se pudiera basar en el anexo 4 de la circular 4/2004 del Banco de España sobre normas de información financiera y modelos de estados financieros.

Lo que se pretendía era que el Govern se acogiera a la relación del número de identificación fiscal (NIF) de los clientes para contrastar el perímetro de la base imponible, en caso de dudas sobre la declaración voluntaria de los bancos. Pero ese cruce de datos lo custodia el Banco de España, que, cuando se concrete la medida, deberá pronunciarse. En cualquier caso, la Generalitat sostuvo que la tasa se aplicaría a las propias entidades, y no a los clientes de depósitos.

El mundo económico, en contra

El Gobierno central decidió presentar un recurso, y llegó a aprobar su propia tasa sobre los depósitos de los bancos, a un 0% para impedir que las autonomías pudieran aprobar su propio impuesto.

El mundo económico catalán se mostró en contra de la tasa. Incluso en la patronal de las PYMES catalanas se dudó de su aplicación. “Es una medida de poco recorrido y es una opción más política que efectiva en términos económicos”, aseguró el presidente de PIMEC, Josep González.

Y la Asociación Española de Banca (AEB) lamentó también la decisión. Según el lobby bancario, el impuesto suponía una penalización de los depósitos, “la figura más tradicional y accesible en la que los ciudadanos materializan sus ahorros”.

La decisión es una victoria del Gobierno catalán sobre el Gobierno central. Aunque ahora se deberá concretar cómo se puede establecer el impuesto.

Nueva batalla

El departamento de Economia quiere esperar hasta pronunciarse con claridad. Desea analizar atentamente la resolución del TC. Pero aparece un nuevo problema. El Govern de la Generalitat entiende que ocupó el espacio fiscal antes que el Gobierno central, que adoptó la medida, al 0% de interés, el 27 de diciembre. Y dejó claro que las comunidades que hubieran aprobado una tasa similar antes del 1 de diciembre tenían derecho a cobrar una compensación durante ese lapso.

La Generalitat aprobó la medida el 18 de diciembre, y esgrimió, como vuelve a hacer ahora, que no está de acuerdo con la decisión del Ejecutivo español.

Se abre, por tanto, una nueva batalla para establecer cómo se puede cobrar esa compensación, y si la Generalitat puede o no aplicar la medida a partir de ahora.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad