El consumo 'low cost' se consolida tras la crisis

stop

La recesión cambia la percepción que los productos más baratos no suponen una merma en su calidad. La moda y el ocio, los sectores que salen peor parados ante la contención del gasto

01 de febrero de 2011 (19:57 CET)

La crisis económica ha sacudido el consumo. Price (PwC) ha tomado el pulso a los hábitos de los nuevos compradores con la publicación de la encuesta Evolución o revolución: ¿un nuevo consumidor o una nueva forma de consumir? Un documento en que concluyen que los establecimientos low cost y con mejor relación calidad/ precio son los que van a estar en mejor posición para seguir adelante tras superar la recesión.

“El principal reto para las compañías reside en determinar qué factores son los que determinan que el cliente esté dispuesto a pagar más”, explica el socio responsable de Retail y Consumo en PwC, Javier Vello. El directivo también ha puesto el acento que “esta crisis ha servido para que el consumidor entienda que las opciones más baratas no suponen una merma en la calidad del producto”. En este sentido, los sectores que salen peor parados son el de la moda y equipamiento del hogar. El 44% de las prácticamente mil personas encuestadas ha reconocido haber limitado la frecuencia de compra desde 2007 y el 78% asegura que continuará gastando lo mismo que ahora. Aquí es donde se imponen de manera importante los establecimientos low cost.

La industria del ocio (restauración y nocturno) también sufre. Un 52% de encuestados sale menos y los que lo hacen, contienen el gasto (un 37,6% de este segmento). El porcentaje se encuentra casi 30 puntos al de antes de la crisis. De nuevo, los productos más baratos ganan (hasta el 43%) y esta tendencia se mantendrá cuando cambie la coyuntura (manifiestan que mantendrán el hábito un 22% de los encuestados).

También sufren los vendedores de droguería y perfumería. Se triplica el número de compradores (del 14% al 29%) que escogen los puntos de venta más económicos. Aquí, además, salen ganando los productos comercializados en supermercados e hipermercados. Además, el 33% de los consumidores han renunciado a esta compra.

El reinado de las marcas blancas

Por otro lado, el informe de PwC muestra que las marcas de distribución continúan sumando adeptos. En los últimos 12 meses sus consumidores han pasado a representar del 18,8% al 28,6% de la cuota de mercado. También se mantendrá la relación de las compras con las ofertas y el crecimiento de los usuarios que eligen los establecimientos más baratos (el 10,3% antes de la crisis en comparación del 38% actual). Eso sí, la encuesta también muestra que es en este sector donde los consumidores se mantienen más fieles a sus locales de referencia de todos los que se han radiografiado.

Finalmente, el peso de los precios bajos también se nota en la industria de la electrónica de consumo, la informática y la tecnología. La frecuencia de compra se ha reducido en un 38% de los casos, y cuando se decide hacer se opta por alguno de los centros en que las ofertas son mayores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad