El déficit público acabará este año en el 6,2% y en el 5,2% en 2012, según el Banco de España

stop

Las estimaciones de la institución dirigida por Miguel Ángel Fernández Ordóñez son peores que las del Gobierno, que prevé un déficit del 6% para 2011

30 de marzo de 2011 (11:37 CET)

El déficit público cerrará este año en el 6,2% del PIB y en 2012 se situará en el 5,2%, según las estimaciones del Banco de España. En el boletín económico publicado este miércoles la institución también advierte de que existen "riesgos de desviaciones" que podrían "minimizarse" con un control "estricto" de la ejecución presupuestaria en todas las administraciones públicas, así como con una mayor concreción de medidas para 2012.

Estas estimaciones son peores que las del Gobierno, que prevé un déficit del 6% para 2011 (dos décimas menos que la autoridad monetaria) y del 4,4% en 2012 (ocho décimas menos). La diferencia se da, básicamente, por la menor previsión de crecimiento económico de la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez y, en el caso de 2012, al "efecto arrastre" de la desviación prevista para este año y a la falta de concreción sobre los planes de recorte del gasto.

Aunque en el mismo informe se advierte de que estas previsiones se encuentran "muy condicionadas", destaca que la consecución de los objetivos presupuestarios para 2010 ha supuesto un paso en la "dirección adecuada". Una consideración basada no sólo por la magnitud del ajuste realizado, sino sobre todo por haber permitido "quebrar la tendencia al alza" de determinadas partidas de gasto que han mostrado una "elevada inercia" en el pasado.

Por otro lado, el Banco de España también señala que el objetivo de recorte del gasto que queda por realizar es "considerable" y no tiene "precedente histórico", ni en su tamaño ni en su extensión a todas las administraciones públicas. Por tanto, concluye que existen riesgos de desviaciones y que el programa de estabilidad que presentará el Gobierno en abril resultará "crucial" como vía para concretar las medidas que conduzcan a la consecución de los objetivos comprometidos.

Intereses de la deuda

En cuanto a otras previsiones, el Banco de España apunta un crecimiento del 3,9% en los ingresos tanto en 2011 como en 2012. Asimismo, espera que los gastos caigan un 3,5% ese año y repunten un ligero 1,4% del próximo. Las partidas destinadas al desempleo caerán un 5,8% en 2011 y un 14,1 en 2012, como consecuencia del descenso previsto en la tasa de cobertura asociada a la finalización del derecho a percibir la prestación para algunos parados.

Por el contrario, estima que la carga de intereses crezca el 9,8% este año y el 15,2% el próximo, como resultado esencialmente del aumento de la deuda pública y de los tipos de emisión. También prevé una caída del 3,1% en la remuneración de los asalariados en 2011 y un descenso del 0,7% en 2012.

En cuanto a la inversión pública, indica que continuará ajustándose a la baja el próximo año, con una reducción del 3,4% para 2012, tras la caída del 20% prevista para el año en curso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad