El Eurogrupo ve bien el plan de Zapatero pero desconoce si es suficiente

stop

18 de mayo de 2010 (12:33 CET)

Los ministros de Economía de la eurozona han calificado este martes de "valientes" las nuevas medidas de ajuste anunciadas por España para acelerar la reducción de su déficit público, pero no aclararon si serán o no suficientes y retrasaron su dictamen final a la reunión que celebrarán el próximo 7 de junio, basándose en un informe de la Comisión.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, presentó las nuevas medidas a sus homólogos durante el Eurogrupo, al igual que su colega portugués, Fernando Teixiera Dos Santos. El plan pretende reducir el déficit un 0,5% adicional este año, lo que equivale a 5.000 millones de euros, y un 1% en 2011 (10.000 millones). Incluye un recorte del 5% en el salario de los funcionarios desde el verano y una congelación de la mayoría de las pensiones, así como la supresión del cheque-bebé.

"Pensamos que las medidas adoptadas por el Gobierno español y el portugués son valientes, con un trayectoria de ajuste que nos satisface porque los dos países aceleran la consolidación fiscal que habían anunciado previamente en su programa de estabilidad", dijo el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, en rueda de prensa al término de la reunión.

"Vamos a examinar de cerca estas medidas y adoptaremos el dictamen final en la reunión del Eurogrupo del 7 de junio", insistió Juncker, que elogió al Gobierno español por haber "reaccionado rápidamente" a la petición de acelerar la reducción del déficit que le formularon los países de la UE en la reunión extraordinaria del 9 de mayo, en la que se creó el fondo de rescate de 750.000 millones de euros para ayudar a los Estados con problemas para refinanciar su deuda.

"Todos unánimemente hemos considerado que el Gobierno español había reaccionado muy rápidamente y de manera muy proactiva a las peticiones que se le realizaron", explicó por su parte la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, que también eludió pronunciarse sobre si el plan de ajuste español será suficiente.

"Todavía no hemos analizado el detalle de las medidas. Hay que dar tiempo al tiempo y esperar al 7 de junio a que la Comisión nos dé su evaluación de las nuevas medidas españolas para que podamos comprender bien el alcance de cada una de estas medidas", indicó.

Por su parte, el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, celebró que España y Portugal hayan anunciado nuevas medidas pero dijo que todavía no había tenido tiempo de evaluarlas en profundidad y que su dictamen final sólo estará listo para el 7 de junio.

Este primer visto bueno a vuelapluma a las medidas del gobierno español para reducir el déficit se ha dado el mismo día en que se han conocido algunos datos relevantes sobre la evolución de la economía europea. Por una parte, la inflación interanual en la zona euro subió una décima en abril hasta el 1,5 por ciento, después de haberse situado en el 1,4 por ciento en marzo. En el conjunto de la Unión Europea (UE), la inflación interanual también aumentó una décima, hasta el 2,0 por ciento, tras el 1,9 por ciento de marzo.

Por otra, la balanza comercial de la zona euro alcanzó en febrero un superávit de 4.500 millones de euros, un 181% más en comparación con el saldo positivo de 1.600 millones de euros que registró en el mismo mes de 2009 y un 87,5% más en relación al superávit de 2.400 millones de euros del mes de febrero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad