El ex presidente de Caja Madrid justificó en el Congreso la operación

stop

El juez ha decretado prisión provisional para el ex banquero por supuesta mala gestión de la compra del City National Bank of Florida

16 de mayo de 2013 (19:57 CET)

El ex presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, dio la cara por la compra del City National Bank of Florida en noviembre en el Congreso. El ex banquero contra el que se ha decretado prisión provisional por supuesta mala gestión de dicha operación, justificó que "el conocimiento del negocio en la región" fue determinante para llevar a cabo el proyecto.

Ante la Comisión parlamentaria de Economía, Blesa defendió una operación a la que Caja Madrid destinó 1.117 millones de dólares para hacerse con el que, en ese momento, era el sexto mayor banco privado del estado de Florida. Según el ex banquero, la operación se enmarcaba en una estrategia de "impulso" a la banca de negocios de la Caja, así como de diversificación de sus fuentes de ingresos, "tanto en cuanto a su naturaleza jurídica como a su localización geográfica".

Precedentes


En el año 2000, Caja Madrid había abierto su oficina de Miami, desde donde había constatado "la fuerte y creciente presencia de empresas españolas en Latinoamérica".

Eso, junto con los beneficios obtenidos "desde el primer ejercicio", sirvió de "confirmación de las predicciones" que los responsables de la entidad habían realizado sobre las inversiones en la zona, lo que les "impulsó" a decidirse por la adquisición del banco estadounidense.

Declaración

"No fue esa entidad ajena a la crisis que hubo en Estados Unidos a partir del año 2007 y sufrió los problemas derivados de la morosidad y de las dificultades de financiación del balance. A día de hoy, tras su capitalización y con la mejora del entorno económico, el banco ha vuelto al camino de beneficios que siempre tuvo y en el año 2011 ha obtenido un beneficio de 36 millones de dólares", añadió Blesa.

Además, a un nivel más general, el expresidente de Caja Madrid defendió completamente su gestión de la entidad, presumiendo de que dejó sus cuentas en positivo y negándose a valorar la operación de fusión que dio lugar a Bankia o su crisis posterior al haber abandonado ya sus responsabilidades
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad