El FMI a la banca española: hay que limitar el dividendo

stop

El organismo advierte del peligro de mantener la restricción del crédito

Christine Lagarde saluda a Luis de Guindos

15 de julio de 2013 (18:57 CET)

Los organismos internacionales mantienen un doble discurso sobre la situación financiera de España. El proceso de reestructuración es positivo, va en la buena dirección, pero existen todavía grandes peligros. La banca es la clave de una posible recuperación económica. Pero puede ser también el sector que lastre esa salida de la crisis, contribuyendo a la recesión, si se mantiene la “contracción” del crédito.

Esa es la tesis del Fondo Monetario Internacional (FMI), que va en la línea del tercer informe de las autoridades europeas, del Banco Central Europeo y de la Comisión Europea. El FMI, en su tercer informe sobre la banca española, reclama que lo que debe primar es un mayor realismo en las previsiones, y que se limiten “los dividendos en efectivo”, porque la prioridad debe ser que se faciliten los créditos.

Buen diagnóstico

El organismo que dirige Christine Lagarde considera que la Sareb, el banco malo, ha formulado un diagnóstico demasiado optimista sobre cómo evolucionarán los precios de la vivienda. Y establecer bien ese proceso, a medio y largo plazo, se considera clave para poder salir de la crisis.

La situación de la banca, según el FMI, es ahora buena. El problema es cómo pueda evolucionar. Así, el organismo destaca que todos los bancos españoles que se sometieron al test de estrés de Oliver Wyman están por encima de los requisitos regulatorios de capital, del 9%, a finales del primer trimestre de este año.

Pero los riesgos persisten. Y es que los bancos, con el objetivo de lograr una mayor solvencia, están poniendo el riesgo la recuperación económica, al restringir el crédito, que es la naturaleza de su negocio.

Precios de la vivienda

Por tanto, el FMI insta al Banco de España y a los bancos españoles a evitar esa tendencia con “estrictas restricciones” al pago de dividendo en efectivo “dados los riesgos actuales”.

La evolución del precio de las viviendas es la otra cuestión importante. El Fondo considera que la Sareb debería utilizar proyecciones más realistas entre 2013 y 2027, que son los quince años de vida operativa que se ha marcado.

La idea de la Sareb es que el precio caiga, pero de manera modesta, este año y en 2014, para recuperarse, poco a poco, a partir de ese año. El sotck de viviendas, y la disminución de la población potencialmente compradora de viviendas, lleva a otros organismos, como el propio FMI, a ralentizar esa recuperación.

Todo ello debería formar parte de un plan más apegado a las posibilidades reales de la economía española, para poder diseñar planes de salida de la crisis, a juicio del FMI.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad