El FMI anuncia que las deudas tóxicas suman 4 billones

stop

La estimación de activos incobrables casi se dobla desde enero

Sin título

07 de abril de 2009 (19:06 CET)

Si hay un misterio hoy en el mundo económico es la cuantía del agujero producido por los activos tóxicos en el sector financiero. Nadie ha podido aún delimitar con exactitud la profundidad del vacío y las cifras del desastre crecen día a día como si hablásemos de caramelos y no de millones.

Las últimas previsiones anunciadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre bancos y aseguradoras han encendido otra vez todas las alarmas, pero para variar con una estimación al alza de los daños: según este organismo, las deudas tóxicas de estas entidades se podrían disparar hasta los 4 billones de dólares. Nada más saberse esta información, las acciones de estas compañías han cotizado a la baja.

¿Es ésta ya una cifra definitiva? Nadie lo sabe. El presidente del FMI, Dominique Strauss-Kahn en unas declaraciones hechas el 1 de abril explicaba que al inicio de la crisis se calculó que los activos tóxicos ascenderían a un billón de dólares. En el mes de enero pasado la cifra se corrigió al alza, hasta los 2,2 billones, y ahora la corrección casi dobla hasta llegar a los 4 billones de dólares.

Bancos y cajas de ahorros norteamericanos iniciaron hace unos años una práctica de alto riesgo: dar masivamente hipotecas y préstamos a personas que hasta entonces eran prácticamente indigentes. Luego, utilizando la ingeniería financiera ,empaquetaron esas hipotecas con otros productos bancarios y las vendieron y revendieron a otras entidades, de forma que el proceso se globalizó y el contagio se extendió al aflorar la insolvencia de los compradores.

Los inversores no creen, pues que la banca española sea inmune al contagio de los activos tóxicos. El BBVA es el que se lleva la peor parte con recortes del 2,84%, seguido de Banesto y de Banco Sabadell, con caídas del 1,5% y del 1,3%, respectivamente. Popular, recorta un 1,13%, mientras que Santander cedía un 0,7%.

En EEUU la situación no es mucho mejor. Salvo excepciones como Citigroup que subía un 1,84%, la mayoría de entidades bancarias cedían terreno. JP Morgan, perdía un 3,45%, Bank of America, se dejaba un 2%, Golman Sachs caía un 1,63%, mientras que Morgan Stanley recortaba un 1,3%. La aseguradora AIG se movía también con un 4,5% a la baja.

Bancos, cajas y, en otros países, aseguradoras han solicitado préstamos de liquidez o directamente ayudas públicas pero nunca han enseñado la magnitud de su desfase contable.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad