El FMI revienta la estrategia de Rajoy para repetir como presidente

stop

PREVISIONES

Christine Lagarde, presidenta del FMI

09 de julio de 2013 (16:33 CET)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha confirmado el peor temor del Partido Popular. Mariano Rajoy no podrá presentarse a los comicios de 2015 con la economía reflotada.

El equipo de asesores del actual presidente confia en poder vender la recuperación como el gran logro, convencido además de que la corrupción no penaliza en votos, y reeditar mandato a pesar de incumplir el programa electoral durante esta legislatura.

El organismo que preside Christine Lagarde advierte de que los brotes verdes tendrán que esperar. Donde Rajoy y su equipo ven para este año una caída del 1,3% del PIB, en Washington apuestan por el 1,6%, dos décimas más que en 2012.

Brotes verdes tardíos

En el ansiado 2014, fijado por el PP para cantar la recuperación, los economistas del fondo barruntan el crecimiento cero. Retrasan hasta 2015 el fin de la crisis.

Si las previsiones hacen diana, los comicios se convocarán con la mayor parte de los ciudadanos en problemas financieros. Las mejoras no habrán calado a la economía doméstica. El FMI no ha publicado datos de paro, inflación o déficit. Para conocerlos, habrá que esperar hasta otoño.

España es el único país que sufre una corrección importante. La revisión es de siete décimas menos de riqueza. Sólo las economías emergentes sufren un ajuste similar.

Extraoficialmente, el FMI revisa las propias previsiones por el ajuste fiscal del Gobierno.

Nueva estrategia electoral

El nuevo horizonte forzará a plantear los comicios desde otra óptica. El PP se muestra convencido de que la corrupción que le afecta, como el caso Bárcenas, apenas les castigará electoralmente.

Se basan en las experiencias sufridas en propia carne, como la Comunitat Valencia, y en las ajenas, como las elecciones pasadas en Andalucía y Catalunya, que teóricamente deberían haber castigado al PSOE y a CiU.

Por el contrario, el mayor temor es que la economía no responda a tiempo y Rajoy se vea forzado a mantener la subida de impuestos y los balances públicos desequilibrados.

Es decir, que el actual presidente del Gobierno alcance 2015 con el programa electoral incumplido y que los ajustes en gasto e impuestos apenas hayan generado resultados plausibles.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad