El FMI teme que los ajustes en la banca española terminen en un cajón

stop

La institución señala que los riesgos para el sector financiero aún son “elevados”

03 de junio de 2013 (18:28 CET)

El rescate de la banca española ha aportado más liquidez a las entidades y una prima de riesgo más baja que aleja el fantasma de la intervención total del país. Pero en el momento actual no se puede bajar la guardia. El Fondo Monetario Internacional (FMI) exige una vigilancia continuada y proactiva del sector para certificar que todas las acciones aprobadas se ejecutan según el calendario previsto. Quiere evitar que terminen en un cajón y que el plan no sirva de nada.

Los hombres de negro de Christine Lagarde, la presidenta de la institución, aseguran que España cumple con las condiciones acordadas, pero los riesgos, tanto para la banca como la economía del país, “siguen siendo elevados”.

Tercera misión

“España continúa sometida a un complicado proceso de corrección de los grandes desequilibrios previos a la crisis”, afirma el FMI en un comunicado tras la tercera misión de vigilancia de toda la actividad financiera del país.

La radiografía a la banca muestra como gran parte de las actuaciones especificadas en el Memorándum de Entendimiento firmada entre el Gobierno de Rajoy y la troika (Comisión Europea, FMI y Banco Central Europeo) se han ejecutado. Destaca, sobre todo, el traspaso de los activos tóxicos (ladrillo) al banco malo Sareb y la nueva clasificación aprobada por el Banco de España de los préstamos refinanciados y reestructurados, que se debe implementar de forma correcta.

Supervisor único


La institución presidida por Lagarde señala que el supervisor único europeo y los cambios en los procedimientos de fiscalización del Banco de España ayudan a completar a tiempo las reformas iniciadas en el marco de este rescate.

El FMI regresará a España en septiembre para revisar por cuarta vez la ejecución del plan.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad