El fondo de rescate del sistema financiero español tendrá un capital de 9.000 millones de euros

stop

31 de mayo de 2009 (19:08 CET)

El fondo para la reestructuración del sistema financiero que está preparando el Gobierno tendrá un capital inicial 9.000 millones de euros, actuará en casos extremos y podrá endeudarse en hasta 10 veces este capital, según han avanzado fuentes financieras y políticas conocedoras del proyecto en una información que recoge la agencia EFE.

El Ministerio de Economía está preparando un real decreto sobre el Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria, cuya redacción definitiva se ultima con representantes de las principales fuerzas políticas y la patronal de bancos y cajas de ahorro, y que estará listo a finales de junio.

El fondo de rescate estará destinado a las entidades con problemas, especialmente de liquidez, que precisen una actuación de este tipo en última instancia, ya que se prevé que, ante estas dificultades, la solución se busque primero entre en el sector privado; después, si es necesario, actuaría el Fondo de Garantía de Depósitos, y si no se resuelve el problema, intervendría el fondo.

Para casos extremos
Así, el Fondo se reservaría sólo para los casos más extremos y además podría lanzar emisiones de deuda, con aval del Estado, que permitirían aumentar su capacidad de alcance. Sin embargo, el decreto está pensado como un abanico amplio de herramientas para dar apoyo al sistema financiero español en un momento de crisis sistémica.

El apoyo del Fondo se limitaría a sólo unos meses y no supondría el relevo de la dirección de la entidad, si bien se aplicaría, tal y como señalan todo los puntos del decreto, una fuerte tutela del Banco de España. Sólo si fallase esta segunda línea de defensa se aplicaría la tercera, el fondo de rescate del Gobierno, cuya intervención supondría el relevo de la dirección en las entidades afectadas, según el proyecto que el Ejecutivo está manejando en este momento.

Decreto todavía en proceso de negociación
El texto del real decreto se está negociando con la Asociación Española de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) y también con los principales partidos políticos para que tenga el consenso suficiente cuando se apruebe antes del verano. Así, cuando las entidades informasen de sus resultados del segundo trimestre del año y facilitasen datos sobre su solvencia liquidez y evolución de la mora, los necesarios 'rescates' que fueran precisos o dignos de estudio dispondrían de las herramientas necesarias.

Tanto la CECA como los partidos políticos catalanes PSC, CiU y ERC están condicionando su apoyo a que no se modifique la Ley de Cajas.

El pasado 20 de mayo, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, aseguró que el fondo de ayuda a la banca que prepara el Ejecutivo "minimizará la implicación de recursos públicos". Salgado explicó que el fondo "sólo entrará en acción" si no fructifican las soluciones privadas entre entidades ni la vía del Fondo de Garantía de Depósitos, que, recordó, se nutre de las aportaciones de las propias entidades. Insistió en que el nuevo "esquema" bancario no modifica la naturaleza de las cajas y, por tanto, tampoco interfiere en las competencias autonómicas.

A su juicio, el sistema financiero español adolece de una "sobrecapacidad" de número de entidades y de red de oficinas, que lo puede hacer "menos resistente" a las consecuencias de la crisis y justifica, por tanto, la necesidad de reestructurarlo.

Según fuentes financieras, el consejo que controlaría el nuevo fondo estará compuesto por entre ocho y diez miembros, de los que el Banco de España aportaría más de la mitad, mientras que el resto pertenecerán al Fondo de Garantías de Depósitos
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad