El G20 promete una respuesta “fuerte y coordinada” ante el recrudecimeinto de la crisis

stop

ACTUACIÓN URGENTE

Chistine Lagarde habla con Pravin Gordhan

23 de septiembre de 2011 (11:35 CET)

Las veinte naciones más poderosas del planeta (G20) prometieron la noche del jueves dar una respuesta “fuerte y coordinada” ante el recrudecimiento de la crisis financiera. Según el comunicado final, que se consensuó durante una cena de trabajo de los ministros de Finanzas en Washington, todos los Estados trabajarán codo con codo para impulsar medidas “firmes” para superar los obstáculos que tienen encima de la mesa: “Los riesgos derivados de las tensiones en los mercados de deuda soberana, la fragilidad del sistema financiero, las turbulencias en los mercados, el débil crecimiento económico y un inaceptable nivel de desempleo”.

También se comprometieron a “hacer todo lo necesario” para asegurar la estabilidad del sistema bancario y aplicar las medidas que los diferentes Estados han prometido para ajustar sus respectivos presupuestos. Una declaración previa a la inauguración este viernes en la capital estadounidense de las asambleas anuales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

Los deberes para el G20 se acumulan. Y es que en este momento las principales reservas en divisas se encuentran en las economías emergentes, los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Se calcula que en su poder tienen hasta 4,5 billones de dólares, incluso algunas fuentes afirman que Dilma Rousseff podría ayudar a Europa con 10.000 millones de dólares a través del FMI o incluso comprando directamente deuda. Pero el mismo jueves dejaron claro que no moverán un dedo si el G20 no actúa.

Medidas urgentes

Sus ministros de Economía también se reunieron en Washington, y fueron claros en su comunicado final: “Si es necesario, estamos abiertos a proporcionar apoyos por medio del FMI u otras instituciones financieras para abordar los retos para conseguir la estabilidad financiera”. Asimismo, públicamente afirman que durante el encuentro no debatieron sobre ninguna intervención directa en la Unión Europea (UE). “Confiamos en que las autoridades europeas actúen con sentido de urgencia”, ha afirmado el ministro de Economía de Sudáfrica, Pravin Gordhan. Eso sí, dejan la puerta abierta a jugar un papel de apoyo “dentro del contexto del G20”.

Su homólogo en Brasil, Guido Mantega, ha recordado que la crisis de 2008 pudo amortiguarse “con acciones rápidas y coordinadas” desde esta institución. “Necesitamos hacerlo ahora mismo”. Advierte que las indecisiones pueden derivar en nuevos problemas a nivel global que podría afectarles incluso a ellos, que han sido inmunes a la actual recesión.

España, país invitado

La vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, participó en la cena y estará presente en la sesión plenaria de las asambleas de gobernadores del FMI y del BM este viernes, y en la reunión de ministros de Finanzas y Desarrollo del G20. España es un país invitado permanente. El sábado participará en la sesión del Comité Monetario y Financiero Internacional, principal comité del FMI.

El G20 concentra el 90 % del PNB mundial y está integrado por los países del Grupo de los Ocho (G8: Alemania, Canadá, EEUU, Francia, Reino Unido, Italia, Japón y Rusia), la UE, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, China, Corea del Sur, India, Indonesia, México, Sudáfrica y Turquía. Actualmente la presidencia está en manos de Francia y la próxima cumbre de celebrará en Cannes el 3 y 4 de noviembre.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad