El 78% de las tarjetas de débito cobran comisiones por operar en el extranjero.
stop

BBVA Research cree que el consumo de los hogares crecerá a menor velocidad en 2019 por la incertidumbre y el menor dinamismo de la riqueza

Madrid, 08 de febrero de 2019 (16:19 CET)

BBVA Research es optimista con sus previsiones para el crecimiento de la economía española, que cifró en el 2,4%. Sin embargo, en el caso del consumo, el servicio de estudios cree que crecerá a menor velocidad. Así, prevé que el gasto de los hogares suba el 2,1% este año, tres décimas menos que en 2018.

Esto se debe, según BBVA, al agotamiento de la demanda embalsada de bienes duraderos, la incertidumbre y el menor dinamismo de la riqueza. Además, en 2020 el crecimiento será menor: el 1,8%.

Según el informe de BBVA Research la ralentización que sufrirá el consumo de los hogares este año se explica por el agotamiento de los elementos transitorios que incentivaron el consumo en los años precedentes. Este agotamiento frenará el crecimiento pese a que se espera que las familias tengan más dinero disponible.

El impulso fiscal y la subida del SMI contribuirán al avance de la renta de las familias, según BBVA

Así, afirma que los factores que contribuirán al avance de la renta de las familias serán el impulso fiscal incluido en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 y el incremento del salario mínimo, de las pensiones y de las remuneraciones de los empleados públicos para 2019.

El gasto también podría verse incentivado por el aumento de la riqueza inmobiliaria y la complementariedad que existe entre la demanda de la vivienda y el consumo de ciertos bienes duraderos, como los electrodomésticos y el mobiliario.

.En 2018 la evolución del crédito contribuyó al avance del gasto de los hogares en un contexto de reducción de los tipos de interés y de la morosidad y de búsqueda de rentabilidad por parte de las entidades financieras. Aún así, el incremento del saldo vivo se ralentizó debido al repunte de las amortizaciones.

Cae la compra de automóviles

Uno de los sectores que reducen sus ventas es el del automóvil, que cae entre el 2% y el 4% condicionado por el menor dinamismo de la renta per cápita y del mercado de trabajo y la absorción del efecto del WLTP.

Por el contrario, bienes como los electrodomésticos y los muebles "mantienen el pulso". No obstante, a pesar de que la recuperación del gasto en mobiliario y electrodomésticos también adquirió dinamismo el pasado año, BBVA explica que la convergencia a los niveles de consumo precrisis todavía se encuentra lejos.

"Las ventas de muebles apenas han logrado recuperar una cuarta parte de la caída experimentada durante la crisis, mientras que el gasto en electrodomésticos todavía se sitúa en torno a un 15% por debajo del máximo alcanzado en 2007", explica el servicio de estudios.

Lo que sí gana terreno es el comercio electrónico, que explicó buena parte del avance del consumo en 2018. De hecho, destaca que la contribución del comercio electrónico supone ya el 20% del gasto de los consumidores y el 10% de la facturación de las empresas españolas.

Las actividades que registraron un mayor aumento del peso del comercio por Internet son aquellas en las que la madurez del canal electrónico es mayor y, por tanto, también su cuota de mercado, como los viajes, artículos de deporte y juguetes, servicios de transporte, servicios inmobiliarios y libros, prensa y revistas.

Hemeroteca

Finanzas personales
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad