El gobierno enseña sus cartas en la reforma laboral

09 de junio de 2010 (20:53 CET)

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha definido este miércoles por la mañana algunas de las propuestas que iba a tratar con sindicatos y patronal en la reunión de la tarde. Corbacho dijo que el Gobierno sigue pensando en "revisar" el sistema de contratos en el marco de reforma laboral, pero garantizó que en ningún caso se reducirán las cuantías de indemnización existentes --8, 20, 33 y 45 días por año-- ni se tocarán los contratos indefinidos y estables vigentes.

Además, avanzó que la reducción de jornada o 'modelo alemán', una de las medidas con mayor grado de consenso, "va a formar parte de la reforma laboral" para que cuando haya que reducir la producción en una empresa se pueda recurrir a una mayor flexibilidad interna y no a la destrucción de empleo. Según dijo Corbacho, los buenos resultados de los expedientes de regulación de empleo (ERE) de suspensión avalan esta medida.

Durante su intervención en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, Corbacho aseguró en este sentido que el Ejecutivo "no se plantea abaratar el despido". "Otra cosa es buscar fórmulas para que las empresas puedan ver aligerados sus costes sin que los trabajadores pierdan derechos", explicó.

Al respecto, Corbacho reiteró la intención del Gobierno de seguir discutiendo en la mesa del diálogo social, que hoy celebra su última reunión antes de la aprobación de la reforma laboral, vías para hacer el contrato de fomento del empleo con indemnización de 33 días "más atractivo".

Pero unas horas más tarde, algunos medios ya ha publicado la reforma que el ejecutivo de Zapatero pondría en marcha si no hubiera acuerdo entre los agentes sociales. Una de las claves es que se impediría la contratación temporal. Igualmente, los despidos por indemnización quedarían reducidos a 12 días en el caso de las ETT y para los contratos indefinidos por causas objetivas.

Se incluiría un formato de fomento del empleo, y se aplicaría el modelo alemán, es decir, que en caso de una caída de la producción, una empresa podría recortar la jornada a sus empleados y las horas no trabajadas irían a cargo de la administración. Leer más...
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad