El Gobierno informa de urgencia sobre los planes de reforma de las cajas

stop

Rubalcaba anunció domingo pasado un acelerón de los cambios que afectan a la regulación financiera

24 de enero de 2011 (17:03 CET)

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, y el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, han convocado esta tarde a partir de las 18 horas, una rueda de prensa extraordinaria tratar sobre las reformas el sistema financiero español. Domingo pasado, el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció para esta semana "un acelerón" a la reforma, "fundamentalmente de las cajas".

Se prevé que la citdada reforma suponga modificaciones legales que se aprobarían en el Consejo de Ministros del viernes próximo. El conjunto de medidas acompañaría a la propuesta del Gobierno para la reforma de las pensiones, haya o no acuerdo con los sindicatos.

El Gobierno podría presentarse así con los deberes hechos ante la visita de la semana siguiente de la canciller alemana, Angela Merkel, a la que el Ejecutivo concede una enorme importancia.

Precisamente, durante esta semana diversas cajas publicarán sus datos de riesgo inmobiliario. También se esperan anuncios por parte de las entidades de avances en su transformación, tales como una mayor integración de activos de aquellas que han optado por los sistemas institucionales de protección (SIP) o la aportación del negocio financiero a un banco por aquellas que aún mantienen la figura de caja, como La Caixa.

La obligatoriedad de traspasar el negocio financiero a un banco parece totalmente decidida. Pero, la nueva frontera que las cajas no quieren que se traspase es la de su conversión en fundaciones. Con la ley actual, las cajas pueden operar a través de un banco, pero mantener su personalidad jurídica de entidad de crédito, su regulación y sus órganos de gobierno. En este sentido, las cajas pueden ser cajas accionistas de banco y solo pasan a ser fundaciones si su participación en el banco es menor al 50%. No obstante, el Banco de España ha dejado claro que le gustaría que todas fuesen fundaciones, acabando de un plumazo con cualquier posibilidad de participación autonómica en la regulación y supervisión. La influencia de las comunidades quedaría limitada si pasasen a ser fundaciones a la tutela sobre dichas figuras, pero no podrían vetar ni poner trabas a las fusiones entre bancos de esas fundaciones en virtud de sus normas autonómicas.

Oposición en Catalunya

La propuesta del Gobierno ha chocado con los tres principales partidos del Parlament. CiU, PSC y PPC han coincidido en rechazar la posibilidad de convertir todas las cajas en fundaciones, un modelo en que la Generalitat perdería gran parte del poder que tiene en el organigrama de cajas actual.

El secretario general de CiU, Josep Antoni Duran y Lleida, ha dejado claro que la federación nacionalista será “beligerante” en defender la “catalanidad” del sistema. “No es justo poner en el mismo saco las cajas que han hecho bien el trabajo y han sido bien gestionadas con las que no lo han hecho”, afirma. Unas declaraciones que van en la misma línea que el viceprimer secretario y portavoz del PSC, Miquel Iceta. “Si alguien pensase que ahora es la gran oportunidad para eliminar competidores a los bancos el PSC se opondrá a ello”, ha declarado. Eso sí, ha abierto la puerta a negociar un nuevo marco legislativo que contribuya a reforzarlas entidades de crédito.

A su turno, Alícia Sánchez Camacho ha asegurado que los populares defenderán que las cajas sigan siendo entidades de crédito y ha reclamado al Govern que pida a Zapatero libertad a las cajas para que escojan libremente su forma jurídica.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad