El gobierno inglés investigará la gestión de los bancos que ha socorrido

stop

Un grupo de directivos británicos contrata un "superabogado" para defender sus primas millonarias

Sin título

10 de febrero de 2009 (18:10 CET)

El gobierno de Gran Bretaña ha decidido abrir una investigación sobre como se gestionan los bancos y se fijan las primas a los directivos de estas entidades. Lo ha comunicado el ministro de Finanzas, Alistair Darling para intentar acallar lo que son reacciones airadas de buena parte de la opinión pública del país ante el escándalo de los bonos que se han autootorgado los gestores de muchos de los bancos salvados con dinero público, a pesar de la mala gestión que ha hecho que fuera precisa la intervención gubernamental.

Anuncios como los que afectan a los altos ejecutivos del Royal Bank of Scotland, que a pesar de que el banco ha precisado de un rescate público para evitar su quiebra, no han renunciado a cobrar bonos y pagas extras valorados en 1.150 millones de euros.

“No se puede premiar el fracaso”. Con estas palabras el primer ministro británico Gordon Brown sentenció su posición contraria a los que a pesar de su mala gestión no se cortan un pelo a la hora de intentar cobrar sobresueldos. Brown es consciente que su postura es tan popular, como impopulares son los grandes directivos británicos que incluso han insinuado la posibilidad de recurrir legalmente para conseguir cobrar sus grandes gratificaciones a pesar de su desastrosa gestión.

Si el anuncio de investigación no surtiera el deseado efecto disuasorio, el gobierno británico tiene otras armas, como el control accionarial conseguido a cambio de su aportación dineraria en los bancos en crisis o el permiso que precisan las primas citadas del UK Financial Investments, organismo creado por el Tesoro para gestionar las entidades parcialmente nacionalizadas.

Por su parte, un grupo de banqueros londinenses advirtió  que presentarán una demanda por violación de contrato si no les abonan las primas millonarias que establecen sus contratos. Los banqueros, todos ellos al nivel de director ejecutivo, han contratado al abogado Ronnie Fox, del bufete de igual nombre, para que prepare una acción legal si se hace necesario, informa hoy el vespertino "Evening Standard".

Según el periódico, los banqueros en cuestión temen que les denieguen las primas a las que dicen tener derecho porque los departamentos a cuyo frente están han ganado dinero.

La eventual prohibición del pago de primas podría constituir una violación de los derechos humanos de los afectados, según expertos legales consultados por el periódico.

La amenaza de los banqueros se produjo sólo horas después de que un portavoz de Downing Street señalara que el primer ministro, Gordon Brown, quiere que los empleados de los bancos rescatados con dinero público renuncien a sus primas.

Entre los banqueros en cuestión, señala el periódico,hay uno que diseñó una estrategia para convertir las pérdidas en beneficios, pero del que el banco se deshizo después de que su departamento incurriera en números rojos.

"Si el Gobierno decide tomar medidas contra las primas, ese grupo de banqueros cabreados podría aumentar muchísimo", advirtió el abogado que los representa, citado por el vespertino.

Según Ronnie Fox, actualmente escasean los empleos en el sector financiero y algunos banqueros están "muy enfadados" ante la posibilidad de quedarse sin primas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad