El Gobierno logra cumplir sus previsiones de ingresos gracias a los impuestos

stop

EJECUCIÓN PRESUPUESTARIA

Montoro tras la presentación de los PGE en el Congreso

29 de enero de 2013 (13:50 CET)

La subida de impuestos se presentó como algo inevitable. No estaba en el programa electoral del PP, y algunas de las políticas aprobadas podían afectar de forma notable al conjunto de la economía, llevando a España, de nuevo, a la recesión. Y ha sido así, pero el Gobierno podrá decir que ha cumplido su previsión de ingresos. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anunciado que el Estado ha cumplido, y que se ha recaudado 11.237 millones de euros adicionales a lo largo de 2012.

Las subidas del IRPF y del IVA, por tanto, han dado resultado, aunque el coste ha sido el descenso de la demanda interna, básica y necesaria para retomar la inversión, y, por tanto, para generar empleo. Pero las exigencias de la Comisión Europea para reducir de forma acelerada el déficit público llevó al Gobierno a tomar esas medidas.

¿Y el cumplimiento del déficit?

A Montoro le faltará ahora otro dato, el del déficit. La previsión inicial era bajar el déficit del 8,9% de 2011 al 6,3%. Ese porcentaje acabará siendo más elevado. Montoro, sin embargo, ha asegurado que el cierre del 2012 en ese capítulo será positivo. ¿Una razón? “Espero que los resultados sean buenos, porque si el cierre de ingresos, que es el más difícil, está ahí, el de gastos, que es el que se controla, no va a ser menos”, ha asegurado.

En concreto, el Gobierno ha logrado mayores ingresos por diferentes impuestos. Respecto al IRPF, Sociedades o el Impuesto de la Renta de No Residentes, se generaron 3.931 millones. Mientras que el pago fraccionado en Sociedades aportó 5.925 millones. En el caso del IVA, el Estado ha recibido 2.441 millones y los cambios que afectaron a los Impuestos Especiales ha supuesto 301 millones.

¿Qué hubiera pasado si el Gobierno no hubiera tomado esas medidas? Según Montoro, los ingresos netos habrían descendido en un 2,7%, como lo ha hecho la demanda interna. De forma global, por tanto, los ingresos no financieros se elevaron a 215.517 millones de euros, frente a los 211. 089 millones que se presupuestaron. El total de la recaudación tributaria alcanzó los 168.567 millones, un 4,2% más que en 2011.

Distribución equitativa


Una de las cuestiones que quedan en el aire es saber cómo se ha distribuido ese flujo de ingresos. Montoro ha asegurado que se ha hecho de forma equitativa, y ofrece el dato del aumento de ingresos en el capítulo de Sociedades. También señala que la mayor parte de la recuperación en los ingresos que provienen por el IRPF se debe a un 20% de los contribuyentes.

Ahora queda pendiente que pasará con las comunidades autónomas. Por ahora se van produciendo pequeños gestos que indican dos cosas. La primera que la Comisión Europea está dispuesta a flexibilizar los objetivos de déficit de España, cuando afronte su reunión en febrero. El conjunto de las administraciones públicas españolas podrían pasar del requisito del 4,5%, a un 5,5% o un 6%. Si fuera así, las comunidades reclamarían que ese margen se trasladara a los gobiernos autonómicos. Quien más pide esa cuestión es el conseller de Economia, Andreu Mas-Colell.

Mas-Colell alaba a De Guindos

La otra cuestión es que, efectivamente, el Gobierno español está empezando a reaccionar y vería bien esa mejora para las autonomías. El propio Mas-Colell ha asegurado este martes que las palabras del ministro de Economía, Luis de Guindos, sobre el reparto equitativo entre las administraciones, si Bruselas toma esa decisión tan deseada, “van hacia la dirección de la sensatez y el buen hacer”.

Se está, por tanto, produciendo un acercamiento entre el Gobierno español y catalán, pese a las diferencias que se muestran públicamente, que tiene un claro objetivo: permitir la propia supervivencia de las administraciones públicas. Si las autonomías entran en una situación de colapso, es el Estado español en su conjunto el que acabará entrando en una situación sin salida.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad