El Gobierno ultima un decreto para la reconversión definitiva de las cajas

stop

Se apuesta por la transformación de las entidades en bancos, su despolitización y profesionalización

13 de enero de 2011 (10:39 CET)

Nuevo movimiento de fondo dirigido desde el Gobierno para reestructura el mapa de las cajas de ahorros. El ministerio de Economía y Hacienda, con el beneplácito del Gobernador del Banco de España, Miguel ángel Fernández Ordóñez, estaría ultimando un decreto ley que forzase a las cajas a poner en marcha definitivamente su reconversión, de forma que operen a través de bancos y que además, abandonen la vía de las fusiones frías en forma de SIP para asumir su integración definitiva, según publica el diario La Vanguardia.

De acuerdo con la información citada, la nueva norma tendría también como objetivo profesionalizar la gestión de las entidades de crédito y, por tanto evitar definitivamente su politización.

Según indica el diario barcelonés, el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, ya dio una clara pista de las intenciones del ejecutivo en su última intervención ante los grandes empresarios y líderes patronales. Concretamente dijo: “nos apremia un objetivo, un gran objetivo: que todas las entidades mejoren lo antes posible su estructura de capital y la calidad del mismo para que puedan normalizar finalmente el flujo del crédito y la estabilidad del conjunto de las cajas”.

Las fuentes consultadas indican que el real decreto se está ultimando en este momento y se querría que estuviese listo antes de finalizar enero, por lo que los contactos están en marcha.

Entre las ideas que están siendo objeto de análisis está convertir las ayudas que las entidades reciban del Fondo de Reconversión Ordenada Bancaria (FROB) a partir de ahora en capital. Las aportaciones generarán derechos políticos y no como en la primera fase del FROB, que tenían el carácter de participaciones preferentes. La valoración que se hace en los ámbitos consultados es que este cambio supondría el inicio de una nacionalización de las entidades que pidan nuevas ayudas porqué con intereses al 10%, se sobreentiende que dichos apoyos no podrán ser devueltos.

Otras opciones

Existen otras opiniones en los círculos gubernamentales consultados. Así, se considera que solo es necesario que se aplique la legislación que se ha aprobado recientemente, de forma que las entidades puedan escoger su forma jurídica. En este sentido, podrían decidir seguir como cajas, capitalizándose a través de cuotas participativas, o operar como un banco como intentan hacer las SIP o transformarse en una fundación que fuese propietaria de un banco, de forma que deban optar por una sola de dichas posibilidades.

Pero para realizar dichos cambios hace falta dinero, mucho dinero. Diversos estudios fijan entre 30.000 y 80.000 millones de euros los fondos precisos. Y conseguir dichos fondos se ve muy difícil ni a través de emisiones de deuda del FROB ni en los mercados de capitales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad