El Gobierno vuelve a convocar a sindicatos y empresarios al diálogo social

stop

El Ejecutivo intenta recomponer el clima de concertación, maltrecho desde la aprobación de la reforma laboral y la posterior huelga general

Cándido Méndez, líder de la UGT

08 de noviembre de 2010 (20:15 CET)

El Ministerio de Trabajo e Inmigración ha citado a los sindicatos el próximo viernes para una reunión que se presenta como una primera toma de contacto en el camino hacia la recuperación del diálogo social, roto a raíz de la reforma laboral, según fuentes conocedoras de este encuentro.

El siguiente paso se producirá previsiblemente el próximo jueves, 18 de noviembre, con un encuentro con la patronal, aunque la fecha aún no ha sido fijada definitivamente y la reunión podría adelantarse un día, al miércoles 17 de noviembre, según confirmaron fuentes empresariales.

Aunque no se descarta la presencia del ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, la primera reunión, que se celebrará a las 10 horas del próximo viernes, la pilotará la nueva secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, y a ella asistirán los secretarios de Acción Sindical de CCOO y UGT, Ramón Górriz y Toni Ferrer, entre otros.

Aproximadamente una semana más tarde, serán el secretario general de CEOE, José María Lacasa, y el responsable del departamento de Relaciones Laborales de la Confederación, José de la Cavada, quienes mantengan, en representación de CEOE y Cepyme, el correspondiente encuentro con la secretaria de Estado de Empleo.

Aires de renovación

Con la llegada al Ministerio de Trabajo de Valeriano Gómez, el proceso de diálogo social ha cambiado de manos: lo llevará la Secretaría de Estado de Empleo en vez del Gabinete para el Diálogo Social, figura que creó el anterior ministro, Celestino Corbacho, y que Gómez se ha encargado de suprimir.

Éste es el primer encuentro formal que se produce entre Trabajo y los agentes sociales después de que la reforma laboral aprobada por el Gobierno y el Parlamento se ganara el rechazo de CC.OO. y UGT y provocara la convocatoria de una huelga general el pasado 29 de septiembre.

El objetivo de estas reuniones, aparte de retomar el diálogo social, es el de comenzar a tantear el terreno para una inmediata reforma de las políticas activas de empleo, una de las metas que se ha marcado el Gobierno en su agenda social y que quiere tener lista para el próximo mes de enero.

Políticas activas son prioritarias

Precisamente, estos primeros pasos en la agenda social del Gobierno arrancan una semana después de que el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, presentara al Consejo de Ministros un informe sobre la reforma de las políticas activas de empleo.

España gasta anualmente unos 8.000 millones de euros en políticas activas, lo que revela la importancia de acometer una reforma que haga más eficaz este gasto. Además, a pesar del importante volumen de recursos que se destinan a las políticas activas de empleo en España, Trabajo quiere que éstos se refuercen progresivamente, a medida que las condiciones económicas lo permitan.

Actualmente, la estructura del gasto en políticas activas del Estado se distribuye aproximadamente en tres tercios: un tercio se destina a bonificaciones a la contratación, otro tercio a programas de empleo y el tercio restante, a programas de formación.

En cuanto a las bonificaciones, Trabajo considera imprescindible una evaluación permanente del nuevo sistema para verificar si cumple los objetivos previstos y, a medio plazo, tender hacia un modelo en que las bonificaciones empresariales a la contratación tuvieran un menor peso en la composición del gasto público en políticas activas de empleo.

Asimismo, entiende que los actuales programas de empleo destinados a las personas desempleadas --muchos de ellos diseñados 25 años atrás-- también deberían ser objeto de una revisión en profundidad para adecuarlos al contexto del siglo XXI.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad