El govern aprueba la rebaja del impuesto de sucesiones

09 de febrero de 2010 (16:50 CET)

El gobierno catalán ha aprobado este martes el proyecto de ley de reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que excluirá de pagos a la mayoría de rentas, el 94% de contribuyentes, y favorecerá las donaciones a jóvenes para crear empresas y las transmisiones de empresas a personas sin parentesco con una bonificación del 95% de este tributo.

También permitirá mantener la bonificación del 95% al heredar la vivienda habitual del fallecido si se vende antes de los cinco años que prevé la ley pero se hace para adquirir una vivienda habitual propia.

En rueda de prensa tras el Consell Executiu, el conseller de Economía y Finanzas, Antoni Castells, destacó que el proyecto de ley aprobado hoy por el Govern "culmina" las reformas que ya se iniciaron en la Ley de acompañamiento a los Presupuestos de la Generalitat de 2010, y suponen "la puesta al día" del tributo, con su "reforma a fondo", pero no su eliminación.

Castells afirmó que se trata de una reducción "muy importante", por la que el impuesto desaparece para "la práctica totalidad de los patrimonios". Los mayores patrimonios pagarán menos que ahora, pero sí que deberán tributar para "contribuir a conseguir una sociedad mejor, más justa y equilibrada".

Según los cambios ya aprobados en la Ley de acompañamiento a los presupuestos de 2010, a partir del 1 de julio de 2011 el 94% de los contribuyentes dejará de pagar este tributo, frente al 56% exempto en la actualidad, y supondrá para la Generalitat una merma en sus ingresos de aproximadamente 540 millones en 2012, un 40% menos de lo que obtiene ahora.

Su aplicación, que entrará en vigor en tres fases, supondrá que las exenciones pasarán a los 500.000 euros para los cónyuges y los 275.000 euros para los hijos. También se reduce y simplifica la tarifa, que pasa de 16 tramos a 5, con un tipo mínimo del 7% y un máximo del 32%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad