El govern destinará 1.000 millones a financiar a las empresas

21 de diciembre de 2009 (18:58 CET)

Este lunes, la Generalitat, la patronal y los sindicatos han firmado un acuerdo con 30 compromisos que tienen como objetivo hacer frente a la crisis y reactivar la economía en 2010. Las medidas, con un presupuesto de 6.000 millones de euros, se tomarán en seis ámbitos concretos para: impulsar las políticas de empleo; reactivar la economía para mantener y generar el empleo; vivienda; mejora de la financiación y la liquidez de las empresas; una base industrial sólida que invierta en I D i, y asegurar la red de protección social.

Los dos primeros puntos prevén una inversión de 100 millones para el Plan de Empleo Local, centrada en los sectores que generan puestos de trabajo. También se destinarán 40 millones de euros adicionales para incrementar la formación a los parados. Otros 13 millones se dedicarán a una ayuda temporal extraordinaria a los autónomos y a fomentar la autoocupación. Igualmente se incoporarán nuevos orientadores profesionales, se integrará la Formación Profesional y se simplificarán los trámites administrativos para impulsar la economía.

Respecto a las medidas sobre viviendas, el govern destinará 300 milions de euros anuales al despliegue del Plan para el derecho a la Vivienda 2009-2012 para mantener las ayudas a la compra o alquiler de una vivienda. Por otra parte, se rebajarán los precios de venta de los solares destinados a obra pública, al tiempo que se ofrecerán más garantías para que los promotores puedan transformar la vivienda libre en vivienda de protección oficial.

El govern de la Generalitat dedicará 1.029 millones de euros a mejorar la financiación de las empresas y 1.760 milions a aumentar la liquidez del mercado financiero. Por otra parte, para impulsar a la industria, 108 millones se dedicarán a estimular la actividad del sector y otros 50 a fomentar la competitividad en la Industria auxiliar de la construcción, empresas fabricantes de maquinaria y bienes de equipo y empresas fabricantes de bienes de consumo.

Igualmente, se constituirá el Consell de Política Industrial de Catalunya durante el primer trimestre de 2010 con la participación del Govern, los sindicatos y les organizaciones empresariales más representatives en Catalunya. Igualmente, se destinarán 100,2 millones a potenciar la agencia ACC1Ó.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, destacó tras la firma del documento de 16 páginas que Catalunya "vuelve a dar ejemplo" de su carácter negociador y su capacidad de pacto. Afirmó que el documento suscrito es una muestra de "liderazgo compartido" para poder guiar la salida de la crisis, y consideró que este mismo camino es el que debería seguirse en España y en Europa.

Tras formalizar la firma en el Palau de la Generalitat, el presidente del Govern reconoció que, para que el éxito de este cómputo de compromisos sea "completo", es necesaria la aportación que puede hacer el diálogo social desde el ámbito estatal.

Los otros firmantes del pacto también mostraban su satisfacción. El presidente de Fomento del Trabajo, Joan Rosell, subrayó que las medidas que incluye el pacto "gustan" a la patronal, aunque afirmó que querrían "muchas más", ya que apuntó a que las soluciones de la crisis pasan por que las empresas "vuelvan a los beneficios y a la capacidad de generar empleo". El presidente Pimec, Josep González, se felicitó por el compromiso conjunto y destacó el avance que suponen los cambios en la contratación pública para facilitar el acceso a las pymes en estos proyectos. Además, se refirió a la especial atención que prestan las medidas al colectivo de autónomos.

Según cálculos de UGT de Catalunya, hasta 119.000 autónomos sin empleo podrán beneficiarse de esta ayuda de 425 euros. El secretario general del sindicato, Josep Maria Álvarez, resaltó que es el primer acuerdo que incluye "cuestiones propias de Catalunya" y al que se destinan recursos de la Generalitat procedentes del nuevo sistema de financiación. Por su parte, el secretario de CC.OO. de Catalunya, Joan Carles Gallego, insistió en que la concreción de las medidas pactadas hará que su aplicación pueda ser "urgente" para ayudar a los colectivos que más sufren la crisis. No obstante, recordó, el pacto debe ser complementado con un acuerdo estatal que dé "todavía más fuerza" a estas medidas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad