El Ibex afloja el ritmo tras la apertura de Wall Street

stop

BOLSAS

Un analista, atento a la evolución de los mercados

26 de septiembre de 2011 (09:52 CET)

La volatilidad se ha apoderado de las bolsas europeas. Hasta la apertura de Wall Street subían más de un 3%, pero han perdido mucho más después de un dato de ventas de viviendas nuevas que ha decepcionado las expectativas de los inversores y pone sobre la mesa de nuevo el fantasma de la recesión.

Es el segundo gran cambio de orientación de unas bolsas que ya empezarón la sesión con pérdidas que en el caso del Ibex llegaron al 2%. Ahora los avances se sitúan en el 1% y el Ibex alrededor de los 8.100 puntos.

Por lo tanto, la volatilidad no puede ser mayor en unos mercados que asisten a los mínimos de los últimos diez años del euro frente al yen y a la relajación de la prima de riesgo española hasta los 340 puntos básicos. La rentabilidad del bonos a 10 años cae hasta el 5,19%, un nivel que significa tregua en los diferenciales en los mercados bajo los focos.

La dirección de las cotizaciones cambia a toda velocidad y ahora se imponen las ganancias en un movimiento que los analistas califican de reacción técnica tras las fuertes caídas de la semana pasada. Pero hay muchas incógnitas. Tras el aperivo de las ventas de viviendas, el martes hay un plato fuerte como la confianza de los consumidores a la espera de la revisión del PIB del segundo trimestre, que se conocerá el jueves.

Hay más factores desestabilizadores. Por ejemplo, las declaraciones del director de calificaciones de deuda soberana de Standard & Poor's, David Beers, que ha advertido de que la ampliación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) que pretende realizar la UE podría provocar la rebaja de la calificación de los bonos europeos.

Más madera para las bolsas mientras los grandes bancos de inversión rebajan las proyecciones de crecimiento en Europa y EEUU. El último es Bank of America Merrill Lynch, que cree que España sólo crecerá un 0,9% este año frente al 1,3% esperado por el Gobierno. Si se cumplen sus previsiones, el año que viene será peor y el PIB sólo avanzará un 0,8%.

En este escenario, los bancos –Santander y BBVA suben alrededor de un 5%- se convierten en las puntas de lanza del Ibex.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad