El Ibex pierde un 5,8% en la semana y se asoma a los mínimos del año

stop

BOLSAS

19 de agosto de 2011 (17:49 CET)

La última sesión de la semana amenazaba ruina, pero el parte de daños se ha reducido sensiblemente en el último tramo de una jornada en la que las bolsas han hecho otra demostración de debilidad. El Ibex ha perdido un 2,11% y cae hasta los 8.141,9 puntos. Es decir, muy cerca de los 7.996 a los que cerró el pasado 10 de julio y que son los mínimos del año, con los que ha coqueteado en los peores momentos de la sesión.

Si el jueves Wall Street fue el detonante de un nuevo ataque de pánico en las bolsas mundiales, hoy las bolsas americanas se han ocupado de tranquilizar los ánimos. Los índices estadounidenses han enjugado en seguida las pérdidas controladas iniciales y estaban prácticamente planos mientras las bolsas europeas cerraban.

Los inversores europeos, que estaban esperando una reacción más negativa a las nuevas revisiones a la baja de la economía estadounidense por parte de los analistas –hoy ha sido el turno de JP Morgan-, han suavizado la presión vendedora y unas pérdidas que en el caso del Ibex llegaron a superar el 3,5% se han quedado al cierre en bastante menos.

El miedo a la recesión se mantiene

Pero cifras aparte, los inversores siguen soltando lastre a toda velocidad en las bolsas europeas. La cascada de malos datos del jueves en Wall Street y el temor a que la recesión se instale definitivamente en la primera economía del mundo y en alguna de las locomotoras europeas provoca un vuelo hacia la calidad –el bono alemán o el oro, que sigue imparable- que está dejando a las bolsas en los huesos.

La otra gran reflexión del día tiene que ver con la decisión de la CNMV de prohibir las posiciones cortas adoptada el día 10 de agosto. La caída de esta semana pone de manifiesto que la medida llamada a frenar la especulación y la volatilidad ha sido como poner una puerta al mar. El sector financiero fue durísimamente atacado el jueves y el viernes ha vuelto a estar bajo los focos. BBVA ha perdido de nuevo la cota de los 6 euros y Santander ha estado a punto de hacerlo.

Peor le ha ido a los bancos extranjeros, sobre todo a los que no se benefician de la prohibición de posiciones cortas. Es decir, los británicos y los alemanes.

Mientras, el mercado de deuda ha vivido al margen de las tensiones del de renta variable .El bono español sigue calvado en el entorno del 5% de rentabilidad y la prima de riesgo continúa a las puertas de los 300 puntos básicos a los que terminó el jueves.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad