El Íbex se desangra: pierde un 5,9%

stop

04 de febrero de 2010 (17:01 CET)

El miedo de los inversores ante el rumbo poco claro de la economía española y las advertencias sobre el incremento del diferencial de su deuda respecto a alemana han provocado el pánico en la bolsa. El Íbex se ha desplomado un 5,9%, el mayor descenso desde noviembre de 2008, y se ha situado en los 10.241,7 puntos, ya que los inversores han optado por recoger beneficios.

El selectivo abrió en negativo y a los pocos minutos inició su desplome sin que nada pudiera evitar su caída libre hasta registrar la peor jornada desde más de un año.

Las palabras del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, en las que expresó su confianza en que el Gobierno griego tome las medidas apropiadas para controlar el déficit, ni las del presidente de Banco Santander, Emilio Botín, que rechazó la idea de comparar a Grecia con España, pudieron tranquilizar a los inversores.

Por el contrario, las advertencias del BCE sobre los grandes y crecientes desequilibrios fiscales a los que se enfrentan muchos países de la eurozona, con altos niveles de déficit público y de endeudamiento, calaron más en el mercado. A juicio de instituto emisor, estos problemas pueden suponer obstáculos adicionales para la política monetaria y afectan negativamente a dicho pacto de estabilidad.

Los sectores más castigados fueron el de construcción, con Ferrovial al frente de las caídas (-11,34%), seguido de OHL (-9,46%), y el financiero, con Banco Santander liderando los recortes (-9,40%), por delante de BBVA (-7,54%), Banesto (-6,27%), Banco Popular (-6,23%), Banco Sabadell (-6,09%) y Bankinter (-4,54%). Telefónica, por su parte, perdió un 3,44%

Algunos esperan los 9.500

Para algunos analistas, como Antoni Fernández, de Bolsacom, el Íbex todavía va a caer más. Este analista cree que el principal índice de la bolsa española caerá hasta los 9.500 puntos entre este mes y el siguiente. "A partir de aquí, tendría que estabilizarse, pero si sigue cayendo, nos iremos a los mínimos del marzo del año pasado, a los 6.700 puntos", explica.

Para Fernández, los grandes valores, como el BBVA o el Santander, liderarán las pérdidas en este proceso, como ya han hecho este miércoles. "Creo que las instituciones internacionales los resultados del Santander, porque sus activos inmobiliiarios aún están valorados a precio de hace dos años". "No pinta muy bien", concluye Fernández.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad