El Institut Català de Finances, pillado con 81 millones en Sacresa

29 de junio de 2010 (10:35 CET)

Uno de los afectados por la suspensión de pagos de Sacresa es el Institut Català de Finances (ICF), el banco público perteneciente a la Generalitat de Catalunya. La entidad, dependiente del departamento de Economía que dirige Antoni Castells, comprometió un crédito de 81 millones de euros con la empresa dirigida por Román Sanahuja.

El ICF prestó el dinero a Sacresa entre el 2006 y el 2008, momentos en que el sector del ladrillo ya empezaba a dar señales de alarma. El objetivo era ayudar a los Sanahuja a hacerse con el control de Metrovacesa. Pero la operación no tuvo éxito y Sanahuja, que sólo consiguió generar una deuda de 5.000 millones en Sacresa, tuvo que salir por piernas. Aquello supuso un golpe tremendo del que finalmente el grupo no ha conseguido reponerse.

Lo alarmante del caso es que no es la primera vez que el ICF se pilla los dedos con el ladrillo. En su momento, también prestó 100 millones de euros a Habitat, que acabó también en concurso de acreedores del que consiguió salir el mes de abril pasado. La empresa presidida por Bruno Figueras aún debe 74 millones al banco público catalán.

Por lo demás, Sacresa soporta una deuda de 1.740 millones de euros y el concurso es el tercero mayor de la historia empresarial española, tras los de Martinsa, que se declaró en concurso con un pasivo de unos 7.000 millones de euros, y Habitat, 2.800 millones.

El concurso afecta a todas las compañías del grupo de los Sanahuja, excepto una firma que tiene un préstamo de 700 millones con el HSBC, con garantía del 11% del capital de Metrovacesa que aún ostenta, y alguna otra sociedad que no tiene actividad. Por otra parte, Sacresa también debe 318 millones de euros al Royal Bank of Scotland y 150 millones a Hacienda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad