El inversor catalán José Gracia salva los muebles en Banco Pastor

stop

COMPRA DEL 4,9%

Rafael Del Pino, presidente de Ferrovial | EFE

11 de septiembre de 2011 (20:40 CET)

El pasado 11 de julio, la familia Del Pino anunció un acuerdo para vender su participación del 4,90% en el Banco Pastor a un grupo de inversores liderados por el inversor catalán José Gracia Barba por 37,43 millones de euros. Ese día, los dueños de Ferrovial hicieron efectiva la venta del 1% del banco a Financière Tesalia y pospusieron hasta el 12 de septiembre la transmisión del 3,90% restante a un precio de 2,8 euros por acción.

Muchas cosas han pasado entre una fecha y otra. Entre otras, una brutal caída de las bolsas mundiales ante una concatenación histórica de malas noticias: la crisis de Grecia, rescatada in extremis el 21 de julio; el pánico a la suspensión de pagos de Estados Unidos, que perdió su rating triple A por primera vez; y los ataques a los bonos españoles e italianos que han provocado la intervención del Banco Central Europeo (BCE).

En este escenario, los bancos españoles han sufrido un durísimo castigo, como el resto de las entidades financieras europeas. Pero Banco Pastor ha capeado el temporal mejor que nadie. Tanto, que el grupo de inversores liderado por Gracia ha visto como la cotización de la entidad gallega incluso ha mejorado su cotización sobre el precio de compra, todo un hito en pleno desplome del sector. El viernes cerró a 2,9 euros por acción.

En los tres últimos meses, la cotización del Pastor es, con mucha diferencia, la que mejor se ha comportado. Mientras las pérdidas de BBVA, Santander y Caixabank en ese período superan el 25% y las de otros bancos medianos como Popular o Banesto rebasan el 10%, Pastor apenas se deja en el camino un 5% del valor.

Todo un alivio para los nuevos dueños del 4,90% del capital, que el lunes 12 de septiembre deben desembolsar los 29,79 millones necesarios para completar la operación. A la vista de la evolución de Pastor en bolsa en los tres últimos meses, parece que la valoración de Gracia ha sido correcta.

Gracia lidera en la compra del 4,9% del banco gallego a un grupo de inversores que trata de aprovechar el tremendo castigo que ha sufrido su cotización en los últimos tiempos. El banco, que ha estado en muchas quinielas como potencial protagonista de una fusión -Banc Sabadell ha estado siempre rondando- ha preferido seguir en solitario. Con un valor en bolsa de apenas 800 millones de euros, es la entidad financiera cotizada más pequeña del país, muy lejos de los 2.800 millones que valía antes del comienzo de la crisis.

Gracia vuelve al parquet

La compra permite a Gracia dar de nuevo el salto al mundo de la empresa cotizada, donde ha protagonizado aventuras de primer nivel. El inversor catalán fue el promotor de la sociedad Fastibex, la primera en replicar al índice Ibex 35, que tuvo un recorrido efímero. Luego fue el cerebro en la sombra del asalto de Joaquín Rivero al liderazgo del sector inmobiliario español con la compra de Metrovacesa y la pieza clave en la adquisición de la francesa Gecina antes de la gran batalla con la familia Sanahuja que provocó el reparto de los activos del grupo.

Para la familia Del Pino, la operación supone salir totalmente del capital del Pastor, donde contaba con un representante en el consejo de administración. El grupo, que acumula una de las mayores fortunas del país, conserva participaciones del 6,1% en Ebro y del 5% en Indra.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad