El mercado que se mueve

stop

Sin título

21 de abril de 2009 (09:33 CET)

Algunas operaciones de gran peso mantienen vivo el mercado inmobiliario. Un inversor desconocido ha pagado unos veinte millones de euros a GE Real Estate por la compra de la sede de Nike en el parque de negocios Mas Blau II, según una información aparecida en el diario Expansión. Esta compraventa es una de las pocas operaciones de inversión realizadas en Barcelona este año, junto con la adquisición de la sede de Hábitat por Caixa Manresa o la de BBVA por parte del fondo alemán Deka.

GE Real Estate, división inmobiliaria del grupo General Electric, sigue así reduciendo su cartera de edificios. El que acoge la sede de Nike pertenece al conjunto de activos que GE compró en 2006 a la antigua Astroc por 650 millones de euros y que incluye también las sedes de Vueling y Vaesa. Esta cartera de activos había sido comprada previamente a Landscape, la antigua filial inmobiliaria de Banco Sabadell.

La inversión de GE Real Estate en inmuebles se situó, tras esta compra, en más de 1.300 millones de euros y en julio de 2007 puso en marcha una delegación en Barcelona para gestionar su patrimonio en Catalunya, que entonces estaba constituido por 345.000 metros cuadrados de superficie de oficinas y actividad logística, en Barcelona y Tarragona.

La operación del edificio de Nike en Mas Blau se enmarca dentro de una estrategia de desinversión de activos por parte de GE Real Estate. Desde finales del año pasado, la multinacional estadounidense se ha desprendido de otros dos importantes activos: la antigua sede de Planeta, ubicada en la calle Còrsega de Barcelona, y que vendió por 29 millones de euros a la familia Portabella, accionista de Danone, y el edificio Ecourban, ubicado en el Poblenou, y que vendió a la Generalitat por 28 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad