El ministerio de Cultura estudia personarse en el caso “Millet”

stop

El vicepresidente Manuel Carreras cobraba 12.000 euros por buscar patrocinios

Sin título

18 de septiembre de 2009 (18:35 CET)

El ministerio de Cultura podría ser parte activa en la instrucción judicial que se ha abierto contra Fèlix Millet i el director administrativo de la Fundación del Palau de la Música Catalana, Jordi Montull, según ha manifestado Ignasi Guardans, director del Instituto de Cinematografía, en declaraciones a RAC1.

“Está en estudio (que el ministerio) se persone como damnificado en la causa … y tengo entendido que las cosas van por este camino aunque no sé si la decisión está formalmente tomada”, manifestó Guardans, que además de alto cargo del ministerio es una persona muy vinculada al mundo cultural de Cataluña. En este sentido Guardans ha especificado que la situación que se ha producido en la institución del Palau le produce “perplejidad y dolor, éste sería mi estado de ánimo (después de leer la confesión de Millet)”.

En el ministerio de Cultura existe un profundo malestar después de conocer el desgobierno que se daba en el entramado societario del Palau de la Música. El conjunto de entidades conocidas como Palau de la Música tiene una pata que es el Orfeó Català, que es el propietario del edificio; luego está la Fundació Orfeó Català Palau de la Música y la tercera la forma el Consorci Palau de la Música Catalana.

Esta última es precisamente la entidad que recibía las aportaciones de las diferentes administraciones públicas: Gobierno central, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona. El presidente de dicho consorcio es, por este motivo, el presidente de la Generalitat, José Montilla, y la vicepresidenta, Dolores Carrión, subsecretaria del ministerio de Cultura.

Que el ministerio quiera entrar en el proceso judicial abierto por la actuación depredatoria de los bienes del Palau que llevaba a cabo Millet, y su administrador, no es casual. Desde 1990 hasta 2008 el gobierno central ha aportado 24,18 millones de euros a la institución cultural catalana. De ese dinero, 20,59 millones se dedicaron a subvencionar la rehabilitación del histórico edificio de Domènec i Muntaner y 3,5 millones a diversas actividades. Todas vehiculadas desde el Instituto Nacional de las Artes Escénicas (Inaem) hacia el Consorci.

Este año, el Inaem tiene presupuestados 588.000 euros para subvencionar acciones artísticas del citado consorcio y 1,25 millones más para infraestructuras.

El año pasado, el presupuesto de ingresos del conjunto de entidades del Palau de la Música sumó 9,8 millones de euros . La Generalitat aportó 1,6 millones y los 0,6 millones del Ayuntamiento de Barcelona. A las cantidades citadas se han de sumar los ingresos procedendentes de partidas como patrocinio y mecenazgo, que supuso 3,3 millones en 2008; la venta de localidades, 4,2 millones más y “diversos”, 65.000 euros más.

Uno de los aspectos que llama la atención de la confesión realizada por Fèlix Millet corresponde a su insinuación de que se pagaban mensualmente 12.000 euros a un vicepresidente para que captase patrocinios. Este vicepresidente es Manuel Carreras Fisas, que fue en su día presidente del Círculo Ecuestre, según han aceptado el mismo Carreras y el equipo de abogados de Millet. Carreras tenía declarados dichos ingresos por los que libró facturas y cotizó el IVA correspondiente. Carreras es una persona muy conocida en el mundo económico de Barcelona y  entre el conjunto de entidades e instituciones que conforman la llamada sociedad civil, por ejemplo fue presidente del Círculo Ecuestre.

Guardans ha sido hasta ahora la única voz autocrítica de unas instituciones públicas que ponían dinero público en las manos de Millet y de unos órganos de gobierno en los que participaban al más alto nivel y a las que además les corresponde tutelar la fundación: “Unos por otros y la casa sin barrer..."
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad