El “modelo” francés

stop

22 de junio de 2009 (20:43 CET)

La renacionalización de la economía que está provocando la crisis hace que noticias como ésta pasasen prácticamente desapercibidas. El presidente francés, Nicolás Sarkozy, ha aprovechado este lunes su intervención ante una reunión conjunta del Congreso y el Senado para exponer las líneas maestras de lo que será su inmediata actuación contra la crisis: durante los próximos tres meses se reunirá con todos los líderes sociales, económicos y culturales para elegir los sectores donde el Estado debe invertir.

Sin subterfugios. Será el Estado, tras una consulta preliminar, el que decidirá y actuará como motor de la economía que vendrá.

En el mismo acto, Sarkozy ha asegurado entre otras muchas consideraciones políticas que “el burka no es bienvenido en Francia”, en lo que constituirá sin duda el principal titular para casi todos los medios de comunicación. El presidente francés ha asegurado que esta prenda es contraria a “la idea de la República sobre la dignidad de la mujer” y se produce una semana después de que el Gobierno aceptase estudiar una ley que prohiba su uso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad