El pánico vuelve a las bolsas: el Ibex cae un 4,7% ‘tocado’ por Wall Street

stop

BOLSAS

18 de agosto de 2011 (16:43 CET)

Ha sido casi profético. Los inversores europeos han desayunado esta mañana con la noticia de que el banco estadounidense Morgan Stanley ha recortado la previsión de crecimiento global para este año y el siguiente con el argumento de que Europa y Estados Unidos “están peligrosamente cerca de la recesión” y que el crecimiento en los países desarrollados en 2011 y 2012 no superará el 1,5%. Los datos que se han conocido esta tarde en Wall Street le han dado la razón.

Las peticiones de subsidios de desempleo han subido más de lo previsto por los analistas, el IPC de julio ha más que doblado las expectativas hasta el 0,5% y cuestiona si Estados Unidos podrá mantener durante mucho tiempo los tipos bajos como pretende y las ventas de vivienda tampoco han estado a la altura.

Pero el gran palo a la confianza de los inversores mundiales ha sido el índice de actividad manufacturera de Filadelfia, que se ha desplomado más de 30 puntos contra todo pronóstico.

El resultado ha sido inmediato y brutal en todos los índices mundiales, que han llegado a bajar alrededor de un 6%. El Ibex, que perdió algo más de un 3% antes de la apertura de Wall Street, ha doblado su caída una hora antes del cierre cayendo a los mismos a los que cerró el pasado 11 de julio, cuando celebró con fuertes subidas la prohibición de realizar ventas a corto en los valores financieros. Luego, al cierre, la caída se ha reducido a un 4,7%. Milán ha cedido un 6,2%, Francfort, un 6%, París, un 5,5%, Londres, un 4,6% y Lisboa, un 4,2%.

Precisamente los bancos son los grandes damnificados de este pánico redoblado a una recesión, aunque las pérdidas han sido para todos. Los mayores descensos son para Abengoa (-8,02%), ArcelorMittal (-7,62%) y Sacyr Vallehermoso (-7,46%). En el sector financiero, Bankinter se dejó un 5,89%, por delante de BBVA (-5,76%), Banco Popular (-4,39%), Banco Santander (-4,08%) y Banco Sabadell (-1,15%). Mucho mayor ha sido el castigo para los bancos británicos, cona caídas que han llegado a superar el 10%.

En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono español a 10 años no supera el 5% pero el diferencial vuelve a situarse después de muchas jornadas a las puertas de los 300 puntos básicos.

Como en el caso de España, la prima de riesgo de Italia vuelve a los niveles más altos de las últimas semanas, justo después de la compra masiva de bonos por parte del BCE para relajar los diferenciales. En el mercado de divisas, el euro ha caido frente al dólar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad