El paro en España ya preocupa en Estados Unidos

04 de enero de 2010 (18:27 CET)

El paro juvenil en España empieza a preocupar más allá de Europa hasta el punto de que este lunes, el diario The New York Times ha publicado un artículo en el que recuerda que, en España, la tasa de desempleo de los jóvenes de entre 16 y 24 años se ha disparado en los últimos tres años. Y así ha sido, ya que en el tercer trimestre de 2006 la tasa de paro juvenil se situaba en el 17,6% mientras que en septiembre del año pasado alcanzó el 40,9%, según los datos de Eurostat.

Para el rotativo, los trabajadores jóvenes españoles, como ocurre en otros países europeos, afrontan otros obstáculos como normativas comunitarias, contratos de larga duración y protecciones legales que benefician a trabajadores de avanzada edad y desincentivan las nuevas contrataciones.

No obstante, el diario destaca que España, aunque es el ejemplo "más extremo", no es el único caso, ya que los trabajadores jóvenes experimentan problemas similares en Estados Unidos y en otros países europeos inmersos en la salida de la recesión.

Y es que, España es, de largo, el país comunitario que registra un mayor porcentaje de jóvenes desempleados. Le sigue, con una cifra también preocupante pero aún bastante lejos de la española, Letonia, cuya tasa de paro juvenil se sitúa en el 33,6%. Le sigue Estonia, con el 28,4%. Por otra parte, en la ahora denostada Grecia, las cifras del segundo trimestre de 2009 situaba el porcentaje de jóvenes parados en el 25,2% En la otra cara de la moneda, se encuentran los Países Bajos, donde sólo el 7% de los menores de 25 años no tienen empleo.

De todas formas, tal como recuerda el rotativo, Estados Unidos también tiene un problema similar, pero que no tiene nada que ver con la edad de los demandantes de empleo, sino más bien con el color de la piel. La tasa de paro de la población negra de aquel país está, como mínimo, tres puntos porcentuales por encima de la media, mientras que entre los jóvenes llega hasta el 40%.

Respecto a España, "hay una pérdida de capital humano", señala a The New York Times el director de economistas de la consultora ASI, José Antonio Herce, quien aseguró que "llevará mucho tiempo" la absorción de este colectivo por parte del mercado laboral.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad