El perfil de los nuevos asalariados, según Manpower: un hombre, inmigrante y con contrato temporal

stop

La radiografía al mercado laboral de la ETT detecta un freno en la destrucción de la ocupación en la industria y prevé la creación de 100.000 nuevos puestos de trabajo en tres años en este sector

16 de diciembre de 2010 (17:43 CET)

La 37a edición del índice laboral de Manpower detecta que tras la pérdida de dos millones y medio de sitios de trabajo (antes de la crisis en el país ya se registraba un paro de 2 millones de personas), el perfil de los nuevos asalariados ha cambiado. En el tercer trimestre del 2010 el retrato robot de quien ha encontrado trabajo es “un hombre, inmigrante y con un contrato temporal”, tal como ha afirmado en la presentación del estudio su autor, el catedrático de Economía Aplicada de la UAB Josep Oliver. Una realidad que el doctor explica “por razones sectoriales”; es decir, la mayoría de las personas que dejaron de estar en la lista de la INEM pertenecen “al sector de servicios vinculados al turismo”.

Los nuevos españoles han absorbido cerca de 110.000 puestos de trabajo, frente a los 42.000 de los nativos. Eso sí, en cifras absolutas sólo representan el 17% de los ocupados del país. Igualmente, Oliver ha destacado la tendencia que “los inmigrantes más jóvenes sin trabajo ni responsabilidades familiares vuelven a su país de origen” y que los que se incorporan en el mercado laboral español provienen “de las reagrupaciones familiares”. Cabe recordar que al inicio de la crisis precisamente los inmigrantes fueron los que más puestos de trabajo perdieron.

Por otro lado, en el estudio también se concluye que “en la industria la destrucción de ocupación ha tocado fondo”. Según Oliver, “en los próximos tres años se recuperaran 100.000 sitios de trabajo” si se mantiene las exportaciones actuales. Con todo, el doctor ha comentado que se mantiene “la cifra más baja de ocupados en la industria en la historia del país”, incluso “más que en 1994, cuando se bajó a los 630.000 empleados”.

Paro de larga duración

El tercer trimestre del año también ha significado que por primera vez desde el inicio de la crisis entre abril y septiembre se ha producido una creación neta de empleo, con 113.000 nuevos activos y más creación de sitios de trabajo (151.000). Lo que significa que sólo se han destruido 39.000 empleos en este período. En contrapunto, “más del 40% de los parados son de larga duración”, añade Oliver, “lo más preocupante del estudio”.

Actualmente “los nuevos parados encuentran empleo rápido”, pero “los que salieron del mercado laboral hace 1 o 2 años están desconectados”. Les cuesta encontrar trabajo sobre todo por el nivel de estudios, ya que la mayoría “tienen un bajo nivel educativo y le cuesta más adaptarse a nuevas demandas y sectores”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad