El PIB español retrocede un 2,9%

stop

En los tres primeros meses del año

14 de mayo de 2009 (09:16 CET)

El INE ha confirmado los que el Banco de España vaticinó a finales del pasado mes. La economía española se ha contraido un 2,9% en tasa interanual en el primer trimestre del año y un 1,8% en tasa intertrimestral, en ambos casos los peores registros en un trimestre desde 1970 cuando el INE comenzó a realizar las estadísticas de Contabilidad Nacional.

La contracción del PIB español ha sido resultado de la contribución negativa de la demanda nacional, que se vio compensada sólo en parte por una aportación positiva del sector exterior.

La caída del PIB en un 2,9% es la segunda reducción interanual consecutiva tras la contracción del 0,7% experimentada en el cuarto trimestre de 2008, y contrasta con el avance del 2,7% que registró el PIB español en el primer trimestre del año pasado.

Por su parte, la variación intertrimestral de la economía española se situó en el -1,8% en el primer trimestre, frente al -1% y al -0,3% del cuarto y tercer trimestre de 2008, respectivamente. Con esto, ya son tres los trimestres consecutivos en los que se contrae el PIB español, que oficialmente entró en recesión (dos trimestres de crecimiento negativo) a finales del año pasado.

El Banco de España señalaba además que la debilidad del consumo de las familias en el primer trimestre reflejaba el entorno de "elevada incertidumbre" en el que se enmarcan las decisiones de gasto de los hogares, a pesar de los impulsos positivos asociados a los "pronunciados descensos" de la inflación y de los tipos de interés.

La inversión en bienes de equipo continuó igualmente retrocediendo, ya que la caída de la demanda nacional y exterior y el endurecimiento de las condiciones de financiación bancaria, unidos a las mayores dificultades para captar recursos por otras vías, continuaron frenando la puesta en marcha de proyectos de inversión por parte de las sociedades no financieras, a pesar de la reducción de los tipos de interés.

En cuanto a la inversión en construcción, el Banco de España estimaba que el ajuste de la inversión residencial se habría agudizado entre enero y marzo como consecuencia del "significativo descenso" del número de viviendas iniciadas a lo largo de 2008 y los primeros meses de 2009, así como de la terminación de obras de edificación residencial emprendidas con anterioridad.

Además, aseguraba que la demanda de vivienda se está viendo desanimada por el endurecimiento de las condiciones de financiación, las expectativas de las caídas de precios y el empeoramiento de las perspectivas de crecimiento de la renta de las familias. Asimismo, apuntaba que la ejecución de obra civil habría seguido lastrada por el descenso de la licitación oficial, aunque consideraba que podría esperarse una reactivación en el segundo trimestre del año con el comienzo de los proyectos del Fondo de Inversión local.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad