El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, después de votar el pasado domingo en Pozuelo de Alarcón. EFE/Emilio Naranjo

La visión de Sánchez: subidas de sueldo que destruyan la productividad

stop

Las previsiones económicas del Gobierno señalan un crecimiento salarial del 2% anual, pero la productividad caerá al 0,2%

Economía Digital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, después de votar el pasado domingo en Pozuelo de Alarcón. EFE/Emilio Naranjo

Barcelona, 03 de mayo de 2019 (09:33 CET)

El Gobierno comunicó esta semana a Bruselas sus previsiones económicas para la próxima legislatura. El Ejecutivo de Pedro Sánchez desveló sus planes fiscales y el escenario que espera para los próximos cuatro años en España: una subida salarial del 2% cada doce meses que golpeará directamente la línea de flotación de la competitividad del país frente a sus vecinos.

Según el documento enviado a la Comisión Europea, la caída de la productividad incluso superará el -0,2% de 2018, la primera vez que registró un descenso en veinte años. Y el Programa Nacional de Reformas del PSOE no parece que vaya a remediar la situación. Para 2019, la productividad por hora trabajada bajará el 0,4%, en 2020 descenderá el 0,2% y sólo en 2021 se volverá al 0%.

Según ABC, los economistas recomiendan que productividad y salarios vayan de la mano, pero la previsión del Gobierno advierte de severos desajustes. La remuneración escalará el 2,1% en 2019, el 2,2% en 2020 y el 2,3% en 2021 y 2022.

En los dos últimos años del ciclo se darán las mayores subidas salariales desde el año 2009, cuando los sueldos subieron el 4,4% a pesar del ya estallido de la burbuja inmobiliaria.

De este modo, España podría repetir algunos de los tics de la última crisis económica, donde también se produjo este desajuste entre incremento salarial y productividad hizo que el país fuera menos competitivo que el resto de la Eurozona. Desde entonces, se había mantenido la moderación en la remuneración de los trabajadores.

El peso, en las empresas

Así, el Gobierno de Sánchez pondrá la presión sobre las empresas, que deberán incrementar los costes mientras reducen sus márgenes. El ejemplo más claro, la subida del salario mínimo interprofesional que el Ejecutivo encaramó hasta los 900 euros y que podría ascender hasta los 1.000 euros en 2020, según dijo la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Además, el programa socialista prometía elevar la remuneración básica hasta los 1.200 euros para 2023.

Hemeroteca

Pedro Sánchez
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad