El plan para salvar el euro complace a Merkel

stop

Van Rompuy renuncia a los eurobonos y retrasa a 2014 la creación de un presupuesto para la eurozona

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy

06 de diciembre de 2012 (11:27 CET)

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha anunciado este jueves su hoja de ruta --con medidas concretas y calendario-- para corregir los defectos estructurales de la eurozona y garantizar la irreversibilidad del euro.

Rompuy ha rechazado los eurbonos y ha propuesto retrasar a 2014 la creación de un presupuesto para la eurozona, que podría pagar la prestación por desempleo de los países en crisis.

Este plan para salvar el euro --elaborado conjuntamente con los presidentes del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi; del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker; y de la Comisión, José Manuel Durao Barroso-- complace la postura de Alemania frente a la de Francia, España y la Comisión que defendían la emisión de eurobonos como receta para estabilizar la eurozona y generar confianza.

Avanzar algunas medidas 

Asimismo la propuesta de Van Rompuy rechaza la creación de un sistema común de garantía de depósitos, una iniciativa a la que también se oponía el Gobierno alemán. Este plan se debatirá y aprobará en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los 27 que se celebra en Bruselas los próximos 13 y 14 de diciembre.

Rompuy reclama en su plan completar la legislación que refuerza el Pacto de Estabilidad y da más poderes a la Comisión para intervenir en los presupuestos nacionales y pide aprobar antes de que acabe el año la norma que encomienda al Banco Central Europeo (BCE) la supervisión de los bancos de la eurozona, "de forma que el mecanismo de supervisión único esté plenamente operativo desde el 1 de enero de 2014 como muy tarde". Sólo entonces será posible la recapitalización directa de los bancos con problemas a cargo del fondo de rescate (MEDE).

Un fondo de liquidación único para entidades con problemas 

El objetivo de la segunda fase del plan de Rompuy es "completar el marco financiero integrado y promover políticas estructurales sólidas". Para ello, en primer lugar se creará un fondo de liquidación único para bancos con problemas. "Se financiará con tasas que serán aportadas por todas las entidades que participen en el mecanismo único de supervisión", ha detallado Van Rompuy.

Además, el MEDE garantizará una línea de crédito en caso de que no haya recursos suficientes y cualquier asistencia pública será recuperada a posteriori con nuevas tasas a los bancos. El presidente del Consejo Europeo sostiene que este fondo de liquidacion facilitará la toma de decisiones sobre grandes bancos en crisis con un coste mínimo para los clientes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad