El poder de compra de inmuebles se desploma en Francia

stop

En 2010, sólo el 27% de los hogares tenía acceso a la propiedad frente al 44% de 1998

Una vivienda en proceso de construcción en Barcelona // EFE

Barcelona, 11 de diciembre de 2014 (17:38 CET)

La crisis inmobiliaria ha vapuleado con contundencia el mercado español y el poder de compra de los españoles. Pero esas consecuencias no se han limitado sólo al mercado ibérico, sino que también se ha notado de forma considerable en el país vecino, donde el bien inmueble es un bien codiciado y, para muchos, inaccesible.

En Francia, el poder de compra de los inmuebles también ha caído de forma considerable. Aunque en los últimos años, el desplome ha sido mucho más acusado. Mientras en 1998, uno de cada dos hogares (el 44% del total) era capaz de comprar un bien inmueble, en 2010 sólo tenía acceso a la propiedad el 27% de los hogares.

París, una ciudad inaccesible


Así se desprende de un estudio elaborado por la Universidad de París-Dauphine y Crédit Foncier, que a su vez desvela que sólo la mitad de los ciudadanos con edades comprendidas entre los 30 y los 35 años podían adquirir una vivienda en una capital regional. Sólo uno de cada cuatro en París, la ciudad más cara de Europa, y la segunda a nivel mundial, según un estudio de The Economist Intelligence Unit (EIU).

Marsella ha sido la región en la que más cayó el poder adquisitivo de los hogares, con un descenso del 42%, seguida de París (39%), Lille (25%), Burdeos (24%), Lyon (22%) y por último, Nantes y Toulouse (20%).

Una disminución a lo largo y ancho del territorio galo que también se traslada a las estadísticas de compras de viviendas. Un indicador que en los nueve primeros meses del año ha reculado el 7,8% respecto a 2013.

Impacto de la crisis y salarios


El motivo que ha generado esta pérdida de capacidad de compra de inmuebles ha sido principalmente el precio de estos bienes así como el impacto de la crisis en los últimos años, como señala el estudio y recoge Le Monde. Un aumento del importe que no se ha visto compensado por unos tipos de interés más bajos ya que los salarios no han crecido de manera equitativa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad