El puerto de Barcelona mantendrá las inversiones a pesar de la crisis

stop

La entidad prevé actuaciones valoradas en casi 400 millones

11 de febrero de 2009 (17:58 CET)

A pesar de la crisis económica general, que afecta especialmente al sector del transporte, el puerto de Barcelona mantendrá los próximos tres años su apuesta inversora. Así este año se destinan a mejoras 240 millones de euros y en los dos ejercicios posteriores la cifra que se invertirá será globalmente de 150 millones, según indicó el presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Jordi Valls.

Valls consideró que la crisis que afecta la economía será larga y obligará a las entidades como el puerto a realizar un esfuerzo de gestión porqué se incrementará la competencia. En este sentido, el puerto barcelonés tiene una estrategia definida en varios frentes. El primero es incrementar su posición en el mercado mediterráneo. El segundo es disputar con fuerza el mercado del interior español y el tercero seria intentar convertir el puerto en la puerta sud de Europa, atrayendo a esta infraestructura buena parte del tráfico de mercancías que genera Francia y en dirección opuesta consiguiendo que sea Barcelona la puerta de entrada de las importaciones procedentes de Asia con destino a Europa. Para ello será clave que el tren previsto desde las instalaciones portuarias hasta Lyon, pueda llegar a buen fin y se solucionen los problemas de ancho de vía entre España y Francia
En el ámbito específicamente económico Valls aseguró que la decisión de mantener las inversiones obligará a la entidad portuaria a atrasar el plan de amortizaciones de las inversiones anteriores financiadas básicamente con préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Si las previsiones en el tráfico de mercancías, básicamente contenedores, no son buenas, curiosamente sí que son buenos los datos disponibles hasta el momento por lo que se refiere al tráfico de cruceros. Hasta el momento, los datos de que se dispone indican que el número de barcos es superior al que existía en el mismo período del año pasado, aunque la incógnita está en ver si se transportarán más o menos cruceristas.

El Puerto de Barcelona lidera en España el tráfico de cruceros pero ha bajado al tercer puesto en el de contenedores, superado por el de Algeciras y Valencia.

En el ámbito catalán, una parte de la pérdida de tráfico de mercancías que registra el puerto de Barcelona se lo lleva Tarragona. Ante esto, Valls se ha mostrado partidario de acuerdos en ámbitos como la logística que permitan un incremento de las sinergias.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad