El Reino Unido quiere impedir el uso de paraísos fiscales por los bancos

30 de marzo de 2009 (17:51 CET)

Entre los malos de esta crisis emergen con fuerza los paraísos fiscales. Combatir esos lugares donde no se pregunta de donde sale el dinero ni si ha pagado sus tasas se ha vuelto un elemento de primer orden. El gobierno británico está preparando un código de buenas prácticas dirigido a los bancos que operan en el país. El documento prohibirá que utilicen los llamados "paraísos fiscales" a las entidades que suscriban dicho papel.

De esta forma quedará fuera de la ley el uso de jurisdicciones "offshore" -de nula o baja tributación- como, por ejemplo, las Islas Caimán, según publica el diario "Financial Times".

El borrador, cuya creación fue anunciada el pasado mes por el ministro de Economía, Alistair Darling, no sanciona sin embargo el uso de centros como Luxemburgo, Holanda, Suiza o Delaware (EEUU).

Asimismo, podría dejar la puerta abierta a seguir utilizando jurisdicciones como las de Jersey o la Isla de Man en el caso de "razones comerciales exentas de impuestos".

Según el rotativo británico, algunos de los directivos de entidades bancarias que operan en el país y que han tenido acceso al borrador lamentaron el énfasis que hace el documento en el pago de impuestos de acuerdo al "espíritu y a la letra de la ley" y lo consideran más radical de lo previsto.

La clave para que este acuerdo tenga éxito será que las entidades bancarias -incluidos los bancos extranjeros que operan en el Reino Unido- suscriban el documento, una opción que será voluntaria.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad