Una oficina de Banco Santander

El Santander prejubila a 600 personas más de lo previsto en 2018

stop

Banco Santander, que se enfrenta a un nuevo ERE, prejubiló a 1.700 personas en España en 2018, unas 600 más de las que se acordó con los sindicatos

Madrid, 27 de marzo de 2019 (09:51 CET)

El Banco Santander formó un plan de ajuste de los servicios centrales en 2017. Al comprar el Popular la entidad se enfrentó a sucursales duplicadas y excedente de trabajadores. Tras la propuesta de realizar un ERE por 1.500 empleados, los sindicatos consiguieron reducir esta cifra a 1.100. Sin embargo, Santander redujo el año pasado en 1.715 empleos su plantilla en España a través de prejubilaciones y bajas incentivadas.

Así, se trata de 600 trabajadores más de los contemplados en el plan de ajuste de los servicios centrales de Santander España y Popular que el grupo anunció con motivo de la fusión, según publica Expansión.

La reducción de empleo equivale al 5% de la plantilla conjunta que tenían ambos bancos a finales de 2017 y que actualmente se eleva a 32.313 profesionales. Para cubrir estos compromisos, Santander dotó el pasado año 209 millones de euros, según las cuentas anuales.

Esta reestructuración es previa a la reconversión de la red de sucursales que la entidad empezará a negociar en las próximas semanas con los sindicatos. Este nuevo Expediente de Regulación (ERE) afectará a cerca de 3.000 empleos más, el 9,2% de la plantilla actual. Las oficinas que podrían clausurarse en el proceso se elevan a 1.000, el 22% de las 4.366 sucursales que tiene ahora la entidad en España.

Según los cálculos iniciales realizados por Santander con motivo de la fusión, la reestructuración de la red generará un ahorro de 130 millones de euros. Se sumarán a los 160 millones logrados en los servicios centrales y a otros 210 millones derivados de la integración de los sistemas tecnológicos, lo que situará las sinergias totales de gastos en 500 millones brutos en 2020.

Así, el importe representa un ahorro del 33% de los costes operativos que tenía Popular en 2016 y del 10% de los costes combinados de los dos bancos. El elemento central de la rentabilidad de entre el 13% y el 14% que Santander espera obtener de los 7.000 millones que invirtió en Popular en 2017 son los ahorros.

Recortes de empleo en Europa

A nivel grupo, Santander, en línea con el resto del sector, también sigue enfocado en la reducción de costes y en la mejora de la eficiencia para hacer frente a la presión de márgenes y al nuevo entorno competitivo.

De momento, el grupo ha puesto en marcha distintos procesos de reestructuración. Al margen de los ajustes por la fusión con Popular en España y Portugal, Santander también recortará hasta 1.400 puestos de trabajo en Polonia, el 11% de su plantilla. El proceso se abordará a lo largo de este año, con un coste estimado de entre 70 y 90 millones de zlotys (entre 16 y 20 millones de euros).

Además, en Reino Unido, pendiente del desenlace del Brexit, Santander UK cerrará 140 oficinas, casi el 20% de su red, lo que afectará a 1.270 empleados.

La entidad también está en plena reconversión de sus actividades en Alemania y los países nórdicos. En Alemania, hay actualmente un colchón de 60 millones para el plan de reestructuración iniciado a finales de 2017​ y que se espera completar este año.

También ha diseñado un plan de transformación a tres años de sus sucursales de Dinamarca y Suecia. A diciembre de 2018, los gastos asociados a dicho plan suman 17, 51 millones para 2019.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad