La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, cuando anunció la compra del Popular. Ahora vendrán los recortes y prejubilaciones. EFE

El Santander se garantiza recortes en paz (sindical)

stop

Banco Santander negocia un protocolo de empleo con los sindicatos para evitar medidas traumáticas en un probable reajuste por la fusión con el Popular

Economía Digital

La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, cuando anunció la compra del Popular. Ahora vendrán los recortes y prejubilaciones. EFE

Barcelona, 18 de noviembre de 2018 (19:49 CET)

Banco Santander se prepara para un probable ajuste de oficinas y empleados en 2019 por la fusión con el Popular, razón por la que negocia con los sindicatos un protocolo de empleo para evitar que se ejecuten medidas "traumáticas" para los trabajadores. La entidad presidida por Ana Botín previsiblemente firmará el miércoles la escritura con la que se garantizará recortes en paz.

"Se trata de una especie de documento de intenciones en el que se establecen los criterios, un protocolo de principios", explicaron fuentes sindicales a Europa Press. "Es básicamente la renuncia a medidas traumáticas y que, cuando llegue lo que tenga que llegar, no haya ningún tipo de proceso especialmente sangrante para la plantilla", agregaron.

Las mismas fuentes señalaron a Efe que el protocolo marcará las líneas básicas de negociación ante una posible reestructuración de la plantilla que podría llevarse a cabo a medidos de 2019, "posiblemente". El documento supone una suerte de marco "tranquilizador" para los trabajadores ante las medidas de reestructuración que seguramente vendrán en los próximos meses.

Los sindicatos descartan un ERE en el Santander

Fuentes sindicales descartan que este protocolo de empleo sea la antesala de un ERE y aseguran que en la actualidad esa posibilidad está descartada. En cambio, defienden que esta es una iniciativa que marcará el camino para futuros acuerdos y negociaciones con los sindicatos, y para "organizar las relaciones laborales sin medidas traumáticas".

El Santander presuntamente firmará el documento el miércoles en la tercera reunión con sindicatos desde que desapareció legalmente el Banco Popular, el 28 de septiembre. Y se espera que la entidad de Botín se comprometa a una batería de medidas que lleven tranquilidad a la plantilla.

De cara a los ajustes, el banco garantizará el diálogo y la búsqueda de soluciones alternativas a la pérdida de empleo, como prejubilaciones pactadas, incentivos para salidas voluntarias, excedencias y otras opciones habituales en este tipo de procesos. El documento no contemplará medidas específicas ni cifras sobre el reajuste, a la espera de que el proceso se inicie a mediados de 2019.

El banco y los sindicatos cerraron en junio otro acuerdo para homologar las condiciones laborales del Popular y Pastor con las del Santander.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad