El Santander y Bankia aplazan las negociaciones de los 9.000 despidos

stop

REESTRUCTURACIÓN

Trabajadores de Bankia se manifiestan en la sede central del Banco de España /E.P.

09 de enero de 2013 (19:50 CET)

La reestructuración del sistema financiero español ha comportado la reorganización de las plantillas de las entidades. Bankia, presidida por José Ignacio Goirigolzarri, prevé aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) para 6.000 empleados, mientras que el Santander, tras anunciar su fusión con Banesto, prevé otro para 3.000 trabajadores.

Este miércoles, ambas entidades financieras se han sentado por primera vez con los sindicatos para intentar alcanzar un acuerdo de garantías de empleo. Pero en ambos casos, las partes se han levantado de la mesa de negociación sin un pacto cerrado y aplazando el proceso.

Hasta febrero


Bankia propone indemnizaciones de 22 días por año trabajado y un máximo de 14 mensualidades, según fuentes sindicales. Pese a todo, el representante de Unión General de Trabajadores (UGT), Xavier Tarazona, ha lamentado que en la primera reunión la entidad no haya “movido ni un milímetro” su propuesta.

Por el momento, dirección y sindicatos han acordado reunirse cada miércoles hasta el 8 de febrero y concretar un plan de viabilidad. Pero el margen de la entidad nacionalizada es mínimo, ya que tiene hasta un día después --9 de febrero-- para presentar el ERE definitivo.

Movilizaciones

El primer encuentro ha coincidido con las múltiples concentraciones que se han acordado este miércoles en diversos puntos de España. En Valencia, un millar de personas mostraban su rechazo al ERE de Bankia a las puertas de la sede de la entidad. Representantes de los seis sindicatos (UGT, CCOO, SATE, CGT, CSICA y la Asociación de Cuadros y Profesionales) portaban una pancarta en la que se podía leer el rechazo al “ERE salvaje” de la entidad.

En Barcelona, los sindicatos han reunido a más de 200 personas ante la sede del Banco de España, mientras que en Madrid se han reunido unos 300 trabajadores que han protagonizado una sonora pitada. Las Palmas, Logroño, Segovia y Ávila también han concentrado a empleados afectados por el ERE

La fusión del Santander

Por su parte, el reciente anuncio de Emilio Botín de fusionar la matriz con las filiales Banesto y Banif provocará el cierre de 700 oficinas y una restructuración de la plantilla que se llevará por delante a 3.000 empleados, según cálculos de los sindicatos.

A la espera de ver cómo finalizan las negociaciones, que continuarán los próximos días, la entidad ha señalado que la reducción de plantilla se hará “de manera progresiva y sin medidas traumáticas”. Prevé recolocar en otras unidades del grupo a los afectados, tanto en España como en el extranjero. La rotación natural de plantillas y las bajas incentivas serán otras de las vías empleadas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad