El sector del comercio alerta de que Juan Roig quiere una concentración del mercado

stop

Sin título

20 de noviembre de 2009 (12:11 CET)

La guerra de las marcas blancas iniciada por Juan Roig podría ser parte de una estrategia más amplia iniciada por el empresario valenciano para conseguir una concentración de mercado que beneficiara tanto a su empresa, Mercadona, como a su marca blanca, Hacendado, según fuentes del sector.

Si Roig consiguiera sus objetivos, no sólo las pequeñas superficies y el comercio tradicional no podrían aguantar la nueva situación sino que, además, se perderían aún más puestos de trabajo en el sector agroalimentario, cuyas empresas ya han tenido que realizar ajustes a raíz del éxito de las marcas blancas.

Según estas fuentes, la decisión de retirar de los lineales de Mercadona más de la mitad de las marcas, obedece a la voluntad de Juan Roig de convertir los productos de marca blanca Hacendado en omnipresentes en todos sus establecimientos. Para ello, Roig ha decidido rebajar los precios de estos productos hasta tal punto que las grandes marcas ya no pueden competir con ellos. De hecho, no pueden hacerlo porque Mercadona no permite que las grandes marcas hagan ofertas en sus productos.

Así, una vez conseguida “la concentración y la consolidación de la marca Hacendado”, Roig subirá los precios al nivel de hace dos años, de manera que Mercadona recuperará la rentabilidad cedida en los ejercicios de 2009 y 2010.

Según los expertos, sólo siete grandes cadenas podrán aguantar esta estrategia: Dia, Eroski, Carrefour, Alcampo, Lidl y Aldi, aparte de Mercadona, mientras que el resto de superficies sufrirán grandes recortes.

Obviamente, las empresas y los trabajadores del sector agroalimentario serán los grandes perjudicados en esta batalla de la marca blanca. Según los cálculos, las marcas de gran consumo van a perder cerca del 30% de la facturación en productos de droguería, lo que corresponde a un 37% de las ventas totales. En el área de alimentación se estima unas pérdidas del 17% de la facturación, lo que supone el 22% de las ventas totales.

Estas pérdidas ya se están traduciendo en regulaciones de plantilla como la que previsiblemente presentarán en los próximos meses algunas marcas importantes del sector de la droguería. La salida del mercado de 3.000 referencias de Mercadona puede provocar la destrucción directa del 6% de los empleos de las empresas de alimentación españolas y multinacionales con presencia en España. La cifra podría llegar a rondar las 3.000 personas.

Esta cifra se sumaría a las bajas que ha provocado ya hasta ahora la llegada de las marcas blancas. En julio, CCOO presentó un estudio según el cual hasta un 63% de las empresas agroalimentarias tuvo que reducir su plantilla en los últimos doce meses a causa del efecto de las marcas blancas en el sector. Igualmente, se denunció que los trabajadores en empresas blancas cobran hasta entre un 30% y un 40% menos que los de empresas que tienen marcas propias.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad