El sindicato de Inspectores de Hacienda denuncia trato de favor a los presuntos defraudadores en Suiza

stop

Reacción de la Agencia Tributaria: "No hay perdón"

24 de junio de 2010 (18:43 CET)

La Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) considera que el trato dado a los presuntos defraudadores de miles de millones de euros a la Hacienda Española, a través de cuentas opacas en Suiza, "es escandaloso, injusto y por los antecedentes de los que se dispone, probablemente ineficaz".

La Agencia Tributaria ha enviado al menos 3.000 requerimientos a otros tantos titulares de cuentas opacas al paraiso financiero, cuyas fortunas rondarían entre 8.000 y 10.000 millones de euros.

Los inspectores denuncian que la Agencia Tributaria, en vez de inspeccionar los presuntos delitos, "ha requerido a estos contribuyentes para que presenten declaraciones complementarias, y con ello eviten su responsabilidad penal, e incluso las sanciones administrativas, sustituyéndose todo ello por un recargo que no excede del 20% de las cuantías presuntamente defraudadas".

"Estas actuaciones suponen un escandaloso privilegio", añade el comunicado de los inspectores, quienes destacan que "a los demás contribuyentes no se les dan oportunidades adicionales de regularización, y se les impone el sistema sancionador administrativo o penal, con todo el peso de la Ley".

Los inspectores de Hacienda denuncian también la contradicción de que el Gobierno defienda el trato fiscal a las SICAV con el argumento del riesgo de deslocalización de capitales y al mismo tiempo no se sea "duro e implacable" con aquellos que han sacado sus fortunas del país ilegalmente.

Además, destacan que si se tienen indicios racionales de la comisión de delitos contra la Hacienda Pública, "los hechos se deben poner en conocimiento de la Autoridad Judicial. Ésta es la obligación que impone el ordenamiento vigente a todos los funcionarios públicos".

La  AEAT reacciona

Justo unas horas después de conocerse la denuncia de los inspectores de Hacienda, la Agencia Tributaria ha emitido un comunicado en el que niega que se pretenda perdonar a los afectados por la actuación. La Agencia Tributaria (AEAT) ha afirmado que los requerimientos efectuados a residentes españoles con cuentas en Suiza no son "un perdón o un trato de favor" a determinados contribuyentes ni tampoco "una simple invitación a declarar".

Así pues, el requerimiento de la AEAT "no es una simple invitación a declarar", sino un requerimiento formal con acuse de recibo que puede comportar la aplicación de sanciones.

Por el momento, la información recibida por la Agencia Tributaria es "importante y masiva", en tanto que afecta a "un importante número de contribuyentes" y que de ella pueden derivarse "posibles irregularidades tributarias" que habrá que investigar.

La AEAT concreta que entre las posibles consecuencias de la investigación se encuentran posibles sanciones a los titulares de las cuentas en el país helvético.

"Aquellos contribuyentes que no regularicen adecuadamente su situación tributaria en el plazo incluido en el requerimiento serán objeto de comprobaciones inspectoras que podrán culminar con el envío a la jurisdicción penal por delito fiscal", añadieron desde el organismo dependiente de Hacienda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad