El Tesoro coloca 2.468 millones en bonos a tres años al precio más alto desde 2008

stop

El Gobierno opta por bajar la cuantía de sus emisiones ante las turbulencias del mercado de deuda

Elena Salgado

02 de diciembre de 2010 (12:08 CET)

El Tesoro Público ha conseguido colocar una emisión de bonos a tres años con una rentabilidad del 3,797%, el mayor interés ofrecido desde septiembre de 2008. Una acción que ha permitido vender un total del 2.468,04 millones de euros, cerca del máximo previsto por el organismo (2.750 millones).

La rentabilidad máxima en 2009 en bonos a tres años se situó en el 3,10%, mientras que, a lo largo de este año, los tipos no han alcanzado el 4% en ninguna de las cinco subastas de bonos celebradas hasta la fecha. En la última de ellas, que tuvo lugar el 7 de octubre, el Tesoro colocó 3.216,84 millones a un tipo del 2,55%.

Las dudas sobre la solvencia de España han vuelto a elevar los tipos de la deuda pública española, tal y como ocurrió la semana pasada en la emisión de letras a 3 y 6 meses del martes, en la que el Tesoro logró colocar 3.256 millones a un coste que casi duplicó el de la anterior.

A lo largo de esta semana, la prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años respecto a sus homólogos alemanes ha proseguido su escalada ante la incertidumbre y ha marcado un nuevo récord al superar los 300 puntos básicos, aunque ayer, miércoles, se relajó notablemente, al situarse en 260 puntos, y hoy ha seguido bajando, hasta situarse en el entorno de los 240 puntos.

Razones

Estos descensos se explican, por un lado, por el nuevo plan de ajuste anunciado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que contempla la supresión de la ayuda de los 426 euros y el ingreso de 14.000 millones de euros por la privatización parcial de Aena y Loterías del Estado. Además, los mercados esperan que el BCE anuncie en su reunión de hoy que ampliará las compras de deuda soberana de los países periféricos.

En la subasta de este jueves, el volumen de emisión (2.468 millones) ha sido menor que en otras subastas anteriores, dado que, según adelantó ya la vicepresidenta económica, Elena Salgado, de aquí a finales de año se reducirá el importe de las emisiones porque el Estado cuenta con recursos líquidos suficientes para financiar los gastos pendientes. El importe demandado por los inversores se situó en 5.599 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad