El Tesoro coloca 3.310 millones a los tipos más altos desde 1997

stop

MERCADOS

Salgado, durante una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa

04 de agosto de 2011 (10:52 CET)

Prueba superada para el Tesoro español. A pesar de la fuerte subida de la prima de riesgo, que esta semana ha superado en dos ocasiones la zona roja de los 400 puntos básicos, ha conseguido colocar bonos a tres y cuatro años en la banda alta de sus previsiones de ingresos, que estaban entre los 2.500 y los 3.500 millones.

A tres años, ha colocado 2.200 millones con una rentabilidad del 4,831%, un 11,8% más respecto a la subasta del pasado mes de julio. A cuatro años los inversores han adquirido otros 1.100 millones de euros. La demanda ha superado a la oferta en 2,4 veces y la rentabilidad media ofrecida ha sido del 4,984%.

Por lo tanto, las tensiones en los mercados han pasado una cara factura y la rentabilidad ha repuntado hasta sus niveles más altos desde 1997.

Concretamente, la emisión de bonos a tres años se saldó con una colocación de 2.200 millones de euros, frente a una demanda de 4.716 milliones de euros, más del doble, si bien algo más baja que en emisiones anteriores. El tipo marginal se ha situado en el 4,90%, su nivel más alto desde 1997 y superior al del 4,32% de la última colocación.

Por otro lado, la reapertura de la emisión de obligaciones a con vencimiento en 2015 se saldó con una colocacion de 1.111 millones de euros y una demanda de 2.668 millones de euros. En este caso, la rentabilidad se ha situado en el 5,05%.

Los próximos exámenes tendrán lugar el 16 de agosto, con una emisión de letras a 12 y 18 meses, y el 18 de agosto, dos días después, con una subasta de obligaciones.

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, afirmó a última hora del miércoles que España seguirá adelante con las subastas previstas porque no se ha suspendido ninguna emisión, "ni en los momentos de mayor tensión", y porque cree que este rebrote de la desconfianza solo dure unos días.

"No hemos suspendido ninguna subasta, y nos parece que es bueno que se siga viendo nuestra capacidad de acudir a los mercados, aunque hayamos pagado en el pasado algún interés mayor, pero en otros momentos ha bajado", subrayó.

Dos tercios cubiertos

Salgado recordó que las emisiones de deuda realizadas hasta la fecha por el Tesoro Público han cubierto ya dos tercios de las necesidades de financiación del año, y apuntó que la deuda terminará el año en el entorno del 68% del PIB, muy lejos de países como Alemania o Bélgica, que superan el 100%.

La rentabilidad media de las emisiones de deuda a corto plazo, del 2,519%, sigue siendo baja en relación con el tipo medio, que se sitúa en el 3,89%, mientras que en el caso de la deuda a largo plazo, esta rentabilidad se ha disparado hasta el 6,191%.

Estas diferencias se observan en cualquier tipo de papel. Así, el último tipo en las letras a tres meses fue del 1,95%; a seis meses, del 2,65%; y a 12 meses, del 3,76%; mientras que a 18 meses, el tipo subió por encima del tipo medio, hasta el 3,98%. Para las obligaciones 15 años, el tipo fue del 6,22%, y para las emitidas a 30 años, la rentabilidad alcanzó el 6,01%.

Más caros

En el caso de los bonos a tres años, la última emisión, celebrada el  7 de julio, los inversores desembolsaron 1.500 millones de euros a un tipo marginal del 4,320%, superior al 4,051% de la subasta anterior y por encima del tipo medio.

Aquella emisión se realizó el mismo día que el BCE subió los tipos de interés al 1,5%. Hoy podría repetirse la misma historia, si bien no está previsto que la institución presidida por Jean-Claude Trichet mueva ficha y aplique una nueva subida por encima del 1,5%, dadas las actuales circunstancias.

Las emisiones de deuda a corto plazo han acumulado más de la mitad del importe adjudicado en lo que va de año, con 58.284 millones de euros, aunque sólo un poco por encima de los 56.626 millones de la deuda a largo plazo, sobre un total de 114.910 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad