El Vaticano veta la ciberconfesión

stop

La Santa Sede no acepta el uso de las nuevas tecnologías para conseguir el perdón de los pecados y realizar la penitencia

10 de febrero de 2011 (12:09 CET)

Al final el Vaticano ha vetado la utilización del iPhone, el iPad o el iPod para las confesiones. Concretamente un portavoz de la Santa Sede ha indicado que la Iglesia considera “obligatoria la relación de diálogo personal entre penitente y confesor”. Dicha relación “no puede ser sustituida por ninguna aplicación informática”, afirma.

La declaración solemne del portavoz vaticano, Federico Lombardi, viene a cuento de la existencia de una aplicación informática, denominada Confession, que permite hacer el listado de los pecados y en general preparar la confesión. Incluso da facilidades para formular actos de contricción y penitencia. Dicho programa, que no cuesta más de 1,5 euros, ha sido elaborado bajo la guia del reverendo Thomas G. Weinandy, director ejecutivo de la Secretaría de Doctrina y Prácticas Pastorales de la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos.

Tras instalar el perfil, la aplicación sugiere al usuario una serie de pecados estándar. El cliente, una vez "confesado", puede seleccionar hasta siete actos de contricción. Confession, además, dispone de un tutorial de confesión que incluye la medición del tiempo transcurrido desde la última confesión.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad