¿En qué bolsillo has olvidado 275.000 millones de pesetas?

stop

El Banco de España cifra en 1.654 millones de euros el valor de las pesetas que siguen sin ser canjeadas por euros

Los españoles conservamos 275.000 millones de pesetas

en Barcelona, 27 de noviembre de 2015 (12:32 CET)

Mírate bien los bolsillos. En algún momento has perdido unas pesetas, en monedas o algún billete, y nunca más se supo. Eso explicaría, además del coleccionismo, que queden por ahí todavía más de 275.000 millones de pesetas sin cambiar a euros, según los datos del Banco de España de octubre.

Los españoles conservan en su poder un total de 1.654 millones de euros en pesetas sin canjear a octubre de 2015, el equivalente a 275.202,44 millones de pesetas, de los que 852 millones de euros (141.760,87 millones de pesetas) se guardan en billetes y 802 millones (133.441,5 millones) en monedas.

En octubre los españoles canjearon un millón de euros, el equivalente a 166,3 millones de pesetas. En 2014 se canjearon 11 millones de euros, 1.830 millones de pesetas. La conversión se hizo principalmente en billetes, con un canje de 9 millones de euros (1.497 millones de pesetas), mientras que en monedas se cambiaron 2 millones de euros (332 millones de pesetas).

Casi la mitad nunca serán cambiadas

El Banco de España, encargada de cambiar de pesetas a euros desde mediados de 2002, estimó que el 45% de las monedas en pesetas que estaban en circulación antes de la entrada del euro nunca serán estregadas al Banco de España para su canje porque permanecerán en manos de los españoles como pieza de coleccionismo, o bien por deterioro, pérdida o salida del país en los bolsillos de los turistas.

El Banco de España dejará de cambiar pesetas a euros de forma definitiva el día 31 de diciembre de 2020, por lo que los españoles aún tienen algo más de cinco años para retornar los 275.368,8 millones de la antigua moneda nacional y conseguir los 1.655 millones de euros que valen hoy en día.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad