España deja el estigma de los PIGS

stop

La economía española se aleja del cuadro de crisis que presentan Portugal, Grecia e Italia, analizan los medios británicos

Imagen de la cúpula del edificio del Banco de España. / Reuters

Barcelona, 04 de febrero de 2017 (19:00 CET)

Las economías de España e Irlanda son las que están creciendo más rápido de la Eurozona. En el caso español, el aumento del PIB al 3,2% y la disminución de los índices de desempleo a niveles de 2009 le permiten alejarse de los cuadros económicos de Portugal, Grecia e Italia. Si a estas cuatro naciones se las conocía por el acrónimo de PIGS, la S de 'Spain' ya se podría considerar desterrada, según publica Bloomberg.

Este medio especializado precisa que la deuda de España e Irlanda tienen la calificación de A (lo que otorga una calidad de crédito medio alta). La deuda irlandesa está más cerca de los niveles de Austria o Bélgica, mientras que la solidez de la española la aleja cada vez más de la italiana.

Además de la garantía crediticia, los inversores valoran la estabilidad política que se ha alcanzado en Irlanda y España, mientras que Gran Bretaña sigue conmovida por las posibles consecuencias del "brexit", y Francia y Alemania ven con preocupación la avanzada de movimientos de ultra derecha ante las próximas elecciones. Sin embargo, las dudas en torno a la aprobación de los presupuestos en España plantean un panorama sombrío en el corto plazo.

España se sitúa en las economías periféricas saludables

La deuda pública de España sobre el PIB se ha situado debajo del 100%, en una marca cercana a la de Francia e inferior a la de Bélgica, que se consideran como algunas de las naciones más sólidas de la eurozona. En tanto, la de Irlanda se encuentra en el 77% de su PIB, un nivel que también exhiben Alemania o Finlandia, y que fue posible gracias a un incremento de su producción.

Según explica a Bloomberg Mark Dowding, jefe director de renta fija en BlueBay Asset Management, hay que diferenciar entre las buenas y las malas economías periféricas. España e Irlanda se ubicarían en el primer grupo, porque "supieron abordar sus problemas con el sector bancario, se han visto reformas y el crecimiento ha vuelto".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad